Estelí Reyes: “Somos un país que casi no conoce a sus escritoras”

Con el apoyo de la Biblioteca Municipal de Chimbote, la comunicadora y mediadora del libro Estelí Reyes imparte el taller “Mujeres leyendo a mujeres”, un espacio urgente en un país que poco o nada sabe sobre las escritoras peruanas. Al respecto, Lima en Escena charló con la también periodista del portal “Noticias SER”

Desde hace 15 años la comunicadora Estelí Reyes está vinculada a la comunicación para el desarrollo. Hace tres años promueve la lectura a través de reseñas literarias escritas y entrevistas publicadas en el portal “Noticias SER”. Desde el 2020 produce y conduce el micro-programa #UnLibroEn2Minutos, que busca motivar la lectura a través de una reseña de dos minutos de duración en formato de vídeo que se publica en Facebook, Instagram y YouTube.

-Estelí, más allá de crear hábito de la lectura en el público infantil, juvenil y adulto, ¿qué les permite a las y los participantes de tus talleres leer a las autoras peruanas?

-Además de ser un país que lee poco, somos un país que casi no conoce a sus escritoras. Para constatarlo, basta con hacer un repaso a la lista de escritoras que se nos haya enseñado en el colegio, universidad o entorno social y esa es una brecha que debemos acortar. Las escritoras siempre estuvieron ahí, pero invisibilizadas, sin un justo reconocimiento producto de una sociedad machista. “Mujeres leyendo a mujeres”, es un espacio de exploración y reflexión. A través de la obra de las escritoras, vamos conociendo su visión del mundo y de ellas mismas. En estos talleres buscamos recuperar y revalorar a nuestras escritoras contemporáneas y no contemporáneas.

– ¿Por qué dictar talleres de lectura con perspectiva de género?

-En una entrevista anterior, el periodista estaba sorprendido de llevar a cabo un taller para leer solo a escritoras mujeres y me preguntaba la razón para hacer un taller como este. Le pedí que me mencione el nombre de la primera escritora que se le viniera a la memoria, demoró en responder y mencionó a una conocida escritora extranjera. Luego le mencioné a las escritoras que leeríamos en el taller y me comentó que no había escuchado de ninguna de ellas. Ahí tienes tu respuesta, le dije. Además, no solo se trata de que ahora conozcamos los nombres de nuestras escritoras, sino que sepamos identificar y comprender cómo es y en qué momento se está produciendo una discriminación hacia las mujeres.

-La Biblioteca Municipal de Chimbote apoya y difunde estos talleres en su comunidad y a nivel nacional a través de sus redes. ¿Cuáles son los resultados de la aludida institución en el fomento a la lectura?

-Desde mi punto de vista, el trabajo que viene realizando Augusto Rubio en la dirección de Biblioteca Municipal de Chimbote, es un claro ejemplo de cuando se concibe a la Biblioteca como un espacio público vivo, lúdico, de intercambio, de aprendizaje, de comunidad. A pesar de las limitaciones que nos trajo la pandemia, han desarrollado diversas actividades virtuales y ahora presenciales. Actualmente, tienen en marcha diez proyectos, cada uno de ellos dirigido a públicos distintos. Por ejemplo, para niños y niñas está la Pinacoteca, que además será itinerante, también actividades de mediación de lectura y de narración oral. Para el público adulto está el taller de lectura “Mujeres leyendo a mujeres”, un ciclo de diálogos alrededor de los derechos humanos y la ciudadanía; una revista de pensamiento crítico, artes y letras; conversatorios con autores y artistas vía streaming; presentaciones de libros en su auditorio. Además de una iniciativa descentralizada de fomento del libro y la lectura que pondrá libros en las calles. Finalmente, algo que me parece importante tiene que ver con volver atractiva la oferta de libros y en ese sentido la Biblioteca de Chimbote viene gestionando la compra de nuevos libros para armar colecciones de escritoras peruanas y una colección de libros en lengua originaria. Sacar adelante iniciativas de fomento a lectura, en un país como el nuestro no es fácil, menos aún desde el sector público, por ello me parece importante este gran esfuerzo que realiza el equipo de la Biblioteca Municipal de Chimbote.

– En estos talleres has trabajado con Magda Portal, Laura Riesco, Carmen Ollé y cerrarás con Teresa Ruiz Rosas…

-Cuando me invitaron a dirigir el taller solo quedaban cuatro meses para terminar el año. Había que elegir a cuatro autoras peruanas. Hacer una lista así, es un acto arbitrario y seguro controversial, pero me parecía importante que de alguna manera esas cuatro autoras nos permitieran hacer un recorrido por la historia literaria y social del Perú, ese fue el criterio que usamos. Además, el taller se diseñó para que, al inicio de cada autora, se hiciera un repaso por otras autoras contemporáneas a ella, es así como hemos tenido la oportunidad de conversar sobre Clorinda Matto, Mercedes Cabello, María Alvarado, Pilar Dughi, entre otras. Hemos iniciado con “La lucha”, de Magda Portal, una escritora, que considero, todos y todas deberíamos leer. Su obra no se limita a la narrativa, sino también a la poesía y ensayo. Su legado es importante, para entender al país y el rol que ha tenido -y tiene- la mujer. Lo mismo pasa con “Ximena de dos caminos” de Laura Riesco, a su manera, y a través de la intimidad y sensibilidad de una niña nos muestra las dualidades de una sociedad como la nuestra. Carmen Ollé y Teresa Ruiz Rosas, son autoras contemporáneas importantes y reconocidas. Carmen Ollé, es poeta, narradora, crítica literaria y ganadora del premio Casa de la Literatura Peruana en el 2015. La novela que leeremos de ella “Una muchacha bajo su paraguas”, nos permite salir de Perú y adentrarnos en el mundo del migrante latinoamericano en París de finales de los 70s, conocer la otra cara de “La ciudad Luz”. En el caso de Teresa Ruiz Rosas, por ser la ganadora del Premio Nacional de Literatura 2020 con su novela “Estación delirio” con un tema muy delicado que nos debe preocupar a todos como es la salud mental.

– ¿Cuál ha sido el impacto de las dos primeras versiones?

-El promedio de lectura en el país es de menos de un libro al año, mantener un espacio de mujeres que ya van leyendo dos libros en dos meses, ya es todo un logro. Vamos descubriendo juntas a nuestras escritoras. Por ejemplo, cuando hemos leído a Magda, solo dos participantes habían escuchado de ella, pero no la habían leído. Con Laura Riesco, paso algo parecido, incluso entre las participantes del taller, Laura, era menos conocida que Magda. Creo que eso es un impacto importante también, porque ese descubrimiento no se queda en ellas, sino que luego lo comparten con su entorno amical y familiar, generando el efecto multiplicador que buscamos. Sin embargo, tenemos dos desafíos permanentes. Mantener el hábito de la lectura y facilitar el acceso al libro; esto último es lo más frustrante a veces, pues en Chimbote es difícil conseguir este tipo de literatura. Aquí debo agradecer a las editoriales, en especial a las peruanas independientes como “Cocodrilo ediciones” e “Intermezzo Tropical” quienes nos permitieron acceder a un precio especial y enviar con anticipación los libros a Chimbote. Y sobre mantener el hábito de la lectura, no es solo un desafío para las participantes del taller, sino para todos y todas. No es fácil ser constante, en especial si estamos llenos de estímulos audiovisuales. Creo que es cuestión de darnos un tiempo para todo.

Sobre Estelí Reyes Leyva

Estudió comunicaciones en la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Con 15 años de trabajo vinculado a la defensa y promoción de los derechos humanos e identidad cultural. Ha publicado reseñas literarias y entrevistas a escritoras en NoticiasSer.pe y en la Revista “Ojo Zurdo”. Desde el 2020 produce y conduce el microprograma #UnLibroEn2Minutos que se transmite vía Facebook, Instagram y YouTube. Ha participado como ponente en diversos eventos sobre fomento y mediación de la lectura. Actualmente es responsable de comunicaciones de la Asociación Servicios Educativos Rurales – SER y dirige el taller “Mujeres leyendo a Mujeres” en la Biblioteca Municipal de Chimbote.