Virginia Benavides: “Trato de exorcizar la mala fama que le damos al olvido”

Ganadora de los estímulos económicos del Ministerio de Cultura por su libro “Ejercicios contra el Alzheimer”, participará en la III Feria Internacional del Libro de Valparaíso/Chile

En breve, la destacada poeta Virginia Benavides, presentará su nuevo título “Ejercicios contra el Alzheimer” (Andesgraund Ediciones, 2019), en la III Feria Internacional del Libro de Valparaíso/Chile, evento que se llevará a cabo los días 13, 14 y 15 de diciembre y que este año tiene como país invitado a Perú. Al respecto Lima en Escena charló con la autora.

-Virginia, Ejercicios contra el Alzheimer acaba de editarse en Chile. La editorial Andesgraund Ediciones se encargó de su publicación. Cuéntanos, cómo se cristaliza esta nueva publicación.

-En el año 2015 empiezo a participar de manera más activa en festivales de poesía dentro y fuera del país. En ese año, dentro de las actividades del Festival de Poesía de Lima compartimos lectura con los poetas y editores chilenos René Silva Catalán y Oscar Saavedra Villarroel, quienes dirigían en ese entonces, y en la actualidad, la editorial chilena Andesgraund Editores, especializada en difundir poesía de su país y de diversas partes del mundo. Entonces, iniciamos un vínculo amical y luego compartimos textos y charla sobre lecturas y temas afines a la escritura. En el 2018 fui invitada a publicar con la editorial una plaqueta que contenía una breve muestra de mi poesía y que, finalmente, se llamó Zurcido Invisible, presentada en Chile en octubre del 2018. Luego, de esa experiencia me volvieron a invitar a publicar con ellos un poemario. Esto coincidió con un proyecto de escritura que había iniciado desde el 2018, en el que trabajaba cada tanto y que culminó en este poemario que llamé Ejercicios contra el Alzheimer

– La presentación oficial será en la Feria Internacional del Libro de Valparaíso en estos días. ¿Estarás presente?

-Sí, se presentará oficialmente en esta feria donde este año tiene como país invitado a Perú. Además, será presentado en Santiago. Viajaré gracias al concurso de estímulos económicos del Ministerio de Cultura que gané en calidad de autora con este proyecto de presentación de mi libro.

-Entre la publicación de tu libro Sienda y este último hay una distancia de aproximadamente un año. Cuéntanos cómo se desarrolla tu proceso de producción.

-Bueno, Sienda (Vagón Azul Editores) y Zurcido Invisible (Andesgraund Editores) fueron plaquetas publicadas en el 2018 con la intención de difundir una breve muestra de poemas editados e inéditos pertenecientes a diversos tiempos de escritura. Antes, en el 2013 presenté y publiqué en edición de autor Sueños de un Bonzo, poemario objeto, luego de diez años de publicado mi primer poemario Esxtrabismo. En realidad siempre he estado escribiendo un poco a salto de mata, entre el cuidado de mi hija, el trabajo eventual y las actividades caseras y cotidianas. Tengo inéditos algunos poemas o proyectos que no he publicado porque aún considero que faltan terminar o profundizar más los temas que abordo o mejorar el lenguaje, el ritmo, la intensidad, entre otros. La frecuencia en escribir es constante, no todos los días, claro, pero a veces atravieso períodos de fertilidad expresiva como también períodos de silencio, observación y lectura o simplemente no tengo ganas de escribir y, si aún las tuviera, no pasa nada. En todo caso, si pienso en alguna motivación reciente es, quizás que todo este año dejé de trabajar y en este tiempo me concentré, sin proponérmelo, en cómo convertir en escritura lo que tenía guardado o pendiente de decir, creativa y emocionalmente.

-Sin pretender salirme de lo lírico siento una familiaridad -en las imágenes, en las metáforas, en los temas que abordas- de Ejercicios contra el Alzheimer y la dolencia como tal. Me refiero a la enfermedad y todo lo que ella implica. ¿Cuáles son los orígenes de esta obra poética?

-La idea de este poemario surgió durante una conversación con dos poetas chilenos: Fanny Campos Espinoza y Mauro Gatica. Una mañana, desayunando en un hotel de Cusco, invitados al Festival de Enero en la palabra 2018 conversábamos sobre nuestros propios olvidos en clave de humor y por ahí salió pensar en hacer ejercicios para recordar. Esta idea fue como el detonante para pensar en todo lo que implica la conservación de la memoria y la situación de quien olvida desde lo más inmediato como, por ejemplo, dónde dejé la llave o alguna persona o acontecimiento trascendental para uno. La enfermedad es un tema del libro sí, pero también es la recreación como ejercicio de recomponer la trizada memoria del que no recuerda.

-Hay alusión al tema de la memoria. Pasajes de vida, recuerdos, paisajes. Por la confusión y el caos en la que viven las personas con Alzheimer y viven a través de imágenes fragmentadas son precisamente estas imágenes la que me llevan a tu libro. ¿Por qué decides confabularte poéticamente con el Alzheimer?

-Pensar en quien padece esta enfermedad fue como conectarme con mirar desde el otro y pensar en cómo se siente, cómo habla una persona que se va olvidando de a pocos de su identidad y, a la vez, mostrar esta situación dolorosa de no recordar como una manera de retener el sentido de las cosas, los sucesos y ejercitarse en reinventar el mundo desde una mirada fragmentada, pausada por olvidos y donde el sonido es, muchas veces, la única realidad. Además, resulta un tema personal, porque me ocurre que tengo situaciones de olvidos terribles y de no recordar incluso a personas con las que he compartido momentos por un tiempo. No digo que estoy diagnosticada con la enfermedad, por si acaso, solo que quizás me concentro en otras cosas más inmediatas o es el ritmo muchas veces estresante de los tiempos lo que me hace privilegiar lo reciente a lo pasado. A la vez, persiste la idea de ¿por qué no olvidar? Quizás la recreación de un mundo imaginario, de paisajes o lugares o recuerdos futuros donde uno quiere estar, es una manera de exorcizar también la mala fama que le damos al olvido ¿no?

-Pasando a otro tema. Leí algunos poemas de Descierto y Hospital del Niño y encuentro un vínculo, un tejido con Ejercicios contra el Alzheimer. Temas comunes. ¿Lo observas así o consideras que hay una distancia entre uno y otro título?

-De hecho, Descierto forma parte de Ejercicios contra el Alzheimer, es el apartado final del poemario y guardan, como dices, vínculos temáticos. Descierto, inicialmente pensado como un poemario breve, toca también el abandono de la memoria y la reinvención de la realidad y maneras de reponer lo deshecho y olvidado, entre otros temas. En Hospital del Niño, poemario inédito que inicié escribiendo hace dos años, y próximo a publicarse también por la editorial Electrodependiente en Bolivia y La Casa Editores en Perú, existen un tema primordial que es la enfermedad y las maneras de lidiar con el dolor. En sí, creo que en los últimos poemarios, sobre todo, persiste una preocupación por la condición humana en términos de carencia, dolor, enfermedad y temas similares y, a la vez, una preocupación por el lenguaje y la musicalidad de las palabras.

-En retrospectiva. ¿Cuáles -desde tu particular mirada- han sido los cambios más sustanciales que ha experimentado tu poética desde Exstrabismo hasta Ejercicios contra el Alzheimer?

-No sé si yo pueda vislumbrar todos los cambios que ha atravesado mi escritura. Siento que estoy en un aprendizaje y búsqueda constante y que recién, pese a estar cercana a la poesía hace más de 20 años, he entrado en onda creativa. Solo puedo decir que sigue persistiendo la búsqueda de cómo decir lo que quiero decir, intentar retener ese sentido primordial que fue la chispa que inició mi vínculo con la poesía antes de escribir. No sé si realmente haya una evolución o un cambio sustancial, no me he detenido a pensar en eso. Quizás siento ahora mayor interés en explorar, en conocer las diversas poéticas, en ejercitarme en mirar, sobre todo, adentro.

Sobre Virginia Benavides

Virginia Beatrhice Benavides Avendaño. Lima. Estudió literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Publicó el poemario Esxtrabismo (Chataro Editores, 2003), el poemario objeto Sueños de un bonzo (edición de autor, 2013), el micro poemario aeiou en formato giratorio (Amaru Cartonera, 2015) Recientemente se han publicado dos selecciones de sus poemas: Sienda (Vagón Azul Editores, 2018) y Zurcido Invisible (Andesgraund Editores. Chile, 2018). Ha publicado en diversas revistas del medio y blogs virtuales. Ha participado en el festival de poesía de Lima, el Festival de poesía transfronterizo Tea Party (Arica-Tacna) y el Festival de Poesía de Chepén. Ha participado en diversos encuentros como ponente, performer y lectora. Ejercicios contra el Alzheimer es su más reciente poemario.

Periodista y fotógrafa. Siguió la carrera de Comunicación Social y Periodismo Económico. Laboró en los diarios La Voz, Síntesis, Gestión y en la revistas Oiga. Desde el 2010 labora en Lima en Escena.