Shipibo-Konibo. Retratos de mi sangre

Muestra de David Díaz, Primer Premio del Concurso Maravillarte, en la categoría de fotografía

El martes 11 de octubre, a las 12 horas, se inaugurará la exposición “Shipibo-Konibo. Retratos de mi sangre” de David Díaz, Primer premio del Concurso Maravillarte en la categoría de fotografía, en el Centro Cultural Inca Garcilaso del Ministerio de Relaciones Exteriores (Jr. Ucayali 391, Lima). El ingreso es libre. La exposición va hasta el 13 de noviembre y puede visitarse de martes a viernes de 10 a 8 p.m.; sábados, domingos y feriados de 10 a.m., a 6 p.m.

David Díaz Gonzáles nació en Nuevo Saposoa, Ucayali. Sobre su trabajo, nos dice: “El pueblo Shipibo-Konibo tiene una cultura dinámica que está pasando por un momento de transición y habrá muchas cosas que no serán igual en los años venideros. Es por eso, que siento que es ahora el momento y mi responsabilidad documentar estos cambios y manifestarlos a través de la fotografía. Es mi herramienta de trabajo para salvar la memoria de mi pueblo”.

El Premio Maravillarte es organizado por la Asociación de Fomento y Apoyo al Arte Peruano – AFAP, presidida por Sandra Mavila, y ha tenido como jurados a Jorge Villacorta y Pedro Pablo Alayza. Nuestro centro cultural acoge al ganador, en la categoría de fotografía, para presentar su muestra.

Acerca del artista, Czar Gutiérrez escribe: “David Díaz, tiene 30 años y hace apenas ocho que adquirió su primera cámara fotográfica. ‘Aquel día el corazón me latía a mil y nunca me despegué de ese aparato, tanto que dormí abrazado a mi cámara’, recuerda. Luego iniciaría una espléndida curva de aprendizaje.

‘Retratos desde mi sangre’ es una cuidadosa inmersión en la intimidad de su comunidad ancestral. Díaz retrata estampas no como panfletos indigenistas sino como documentos históricos. Notable tránsito en el que el sujeto tradicional, la subjetividad moderna y el encanto de la naturaleza encuentran una relación francamente amigable de cara a la inevitable mirada occidental de un artista atento a su contexto histórico como a su identidad étnica.

Curiosamente, esa misma simetría opera en el arte textil kené: los principios de traslación, reflexión en espejo, reflexión desplazada y rotación. Para que, con absoluta seguridad, ese sea el origen de la descarga energética que mueve su universo, poderosa como la fuerza espiritual inmanente del íkaro, esa energía vibracional que viaja del chamán a su receptor armonizando cuerpo y mente, sierpe primitiva fundacional, fuente de todas las cosas y espíritus del bosque.

Convencidos del devenir holístico del mundo, los shipibos creen que humanos, plantas, animales y demás elementos de la naturaleza tienen espíritus madres llamados ibo. Todo indica que estas fotografías también están poseídas por él. Tal vez por eso de los rostros retratados emana un aire dulce y limpio, mientras su aura arroja una luz brillante sobre el mundo”.

David Díaz es técnico profesional en diseño gráfico digital y actualmente vive en Lima, donde estudia fotografía e imagen digital. Fotoperiodista independiente, ha colaborado en los medios La Mula y la Red Regional de Ojo Público. Su investigación fotográfica sobre la deforestación ocasionada por la colonia menonita en las comunidades de Masisea, en Ucayali, lo hizo merecer una beca de la Amazon Rainforest Journalism Foundation del Centro Pulitzer, en 2021. Sus fotografías han sido publicadas en el libro “Kené Coloring Book” (aún en versión digital) por Alianza Arkana con el apoyo de Amazon Watch, en el 2020.