Rodrigo Moreno: “LXI es una mirada melancólica de una generación”

Largometraje “LXI” se estrena este 21 de abril en las salas comerciales y cuenta con las actuaciones de Cynthia Moreno, Rodrigo Palacios, Sebastián Rubio y Javier Saavedra

La cinta peruana “LXI”, segunda del director Rodrigo Moreno del Valle, es un relato íntimo sobre la amistad. Es la historia de cuatro amigos del colegio que se reúnen a pedido de Humberto, quien se esfuerza por llevar un estilo de vida alternativo, alejado de la agitación citadina, a diferencia de sus compañeros. Una noche, Humberto recibe una llamada y un correo electrónico que altera su rutina, pone a prueba la naturaleza de su camino y el vínculo que verdaderamente tiene con sus amigos. Al respecto, Lima en Escena charló con el director.

-Rodrigo. La partida física de un amigo entrañable de la época del colegio reúne a cuatro amigos, quienes se reúnen para evocar y hablar de sus vidas, sus conflictos. Jóvenes adultos y triviales. ¿Es una mirada crítica a estos chicos medio disforzados, “poseros”?

-Una crítica sin duda, pero desde un lugar empático, no se si los juzgaría de “poseros”, creo que cada uno de los personajes cree que la tiene clara, pero su mirada es limitada, tal vez producto de sus entornos, de la estrechez e ignorancia en la que te sume crecer en un ambiente privilegiado y medio desconectado de tu ciudad repitiendo lo que escuchas en casa o en los medios. En nuestro país sucede. La gente con acceso a supuestamente una mejor educación se queda en la superficie, tal vez ahí sí podría caber la idea de pose.

-Más allá de este reencuentro de amigos del colegio a partir del fallecimiento de uno de sus compañeros, es una película política también. Los chicos rememoran el periodo de guerra a través de la memoria familiar, social…

-Creo que es uno de los temas que cruza la película, un aspecto más que ejemplifica cuan distanciados están habiendo tenido la misma formación o habiendo vivido los mismos acontecimientos durante su crecimiento, diría que este tema se aborda desde la intimidad, desde la fragilidad de la memoria.

– La cinta en algunos momentos aborda el tema gay. Un tema no resuelto incluso. Fue una forma de poner en el tapete, de reflexionar sobre este tema también.

-Si, creo que cada tema propuesto en la película invita a la reflexión. No se si la película pretenda hablar sobre la sexualidad, pero sí de ésta como instrumento para descalificar o no reconocer a un par. Creo que utiliza ciertos temas para reflexionar acerca de la desconexión con nuestro lado humano y como nos concentramos en el otro sin fijarnos en nosotros mismos. Cualquier cosa que nos genere miedo o inseguridad pasamos a descalificarla. Creo que la película va más allá de eso.

-Finalmente. Este paneo de la ciudad, prácticamente una ciudad oscura y algo solitaria, fue una evocación de nuestra ciudad post guerra interna.

-Es una lectura interesante, diría que es una mirada melancólica de una generación desencantada de todo. Hay un símil con el mundo interno del protagonista, una liberación que termina en el mar. La película empieza con ese viaje, todo lo que vemos puede ser una evocación de Humberto mientras se dirige al malecón, ahí también considero que esta presente el elemento de la fragilidad de la memoria.

Sobre Rodrigo Moreno del Valle

Director de cine, Productor Ejecutivo, en Arrebato Cine y docente cinematográfico en la Escuela Peruana de Cine y Artes Visuales EPIC en los últimos cinco años. [Wi:k], su ópera prima, fue estrenada en el 18 Bafici, 2016 y exhibida en diversos festivales y muestras cinematográficas en países como Chile, Argentina, México, Colombia, Brasil y Bolivia. LXI (61), ganadora del premio de Producción Nacional del Ministerio de Cultura en 2018, es su segundo largometraje que tuvo una temporada de festivales a lo largo de 2021, recorrido que inició en la Competencia Oficial del 25 Festival de Cine de Lima, seguido por el 35 Festival Internacional de Cine de Santiago de Compostela, el 39 Festival Cinematográfico del Uruguay y el 16 Festival de cine Latinoamericano de Sao Paulo. En 2019 dirige junto a Jorge Carmona, “Llauca”, miniserie de ficción policial, producida por Espíritu y GV Producciones, estrenada con éxito a nivel nacional en octubre de 2021.