Liliana Trujillo: “Trabajar en línea ha sido retador y gratificante”

Ahora, en la nueva normalidad, la destacada actriz de cine, televisión y teatro Liliana Trujillo, dicta talleres, realiza lecturas dramatizadas, grabación de obras cortas, entrevistas con sus compañeros actores…

Durante el período de confinamiento, la plataforma digital de cine latinoamericano gratuito Retina Latina, liberó una serie de películas de diversos países de la región para que las personas puedan ver estas mientras acatan la temporada de cuarentena, de encierro. Precisamente durante este ciclo virtual se liberó la cinta peruana “Rosa Chumbe”, protagonizada por Liliana Trujillo y dirigida por Jonatan Relayze. Ganadora en la categoría Mejor Actriz en el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI) por este protagónico en el citado largometraje, la popular actriz charla con Lima en Escena sobre este y otros temas.

 

-Liliana, ¿cómo te afectó la cuarentena?

-Dejé de dictar clases de principios de actuación en el TUC y actuación para cámara en los talleres de Del Barrio. También dejé de acudir al teatro y cine.

-Previo a este encierro de rigor pude verte en una telenovela y en un comercial. ¿Cómo reacomodaste tus labores?

La telenovela fue grabada hace tiempo, años ya. Es un material que quedó a disposición del canal y lo difunden cuando creen conveniente. En relación con el comercial, se coordinó todo por teléfono: el guion, la dirección de actuación, vestuario y peinado. La filmación se realizó con un dron que manejaron desde fuera. Sobre mis labores, sigo participando en actividades vinculadas a la actuación: lecturas dramatizadas, grabación de obras cortas, entrevistas con compañeros actores. Busco asesoría con maestros para mejorar cada experiencia. Considero que Alberto Isola y Gisela Cárdenas son maestros generosos.

– Ahora vivimos en lo que oficialmente se denomina la nueva normalidad. ¿Cómo te adaptes y sigues adelante en este momento?

-Logré aprender y adaptarme a esta nueva normalidad. Las emociones están a flor de piel. Hay que darles espacio, lugar para procesar, entender, validar y luego poder continuar. En un momento, me invadió también la paranoia. Pensé que me había contagiado: soy la responsable de salir a hacer las compras. Me asusté muchísimo y, por previsión, me aislé, pero solo era agotamiento por sobre exigencia y presión que sola me impuse. Lo importante es recordar que debemos adaptarnos. El presente requiere, como en la actuación, estar atenta, escuchar y reaccionar.

-En medio de esta crisis sanitaria Rosa Chumbe jugó un papel vital. Se liberó y gracias a Retina Latina la pudimos ver de nuevo. ¿Qué implicó esta exhibición en línea de la película?

-Implicó una satisfacción muy grande porque el trabajo de todos, sobre todo de Jonathan Relayze, podía difundirse. La confrontación de una obra siempre es necesaria, más aún en estas circunstancias, ya que puede tener otras lecturas y significados.

– A propósito de este tema. ¿Qué opinas sobre la liberación de obras: teatrales, literarias, cinematográficas, en estos tiempos de pandemia?

-Me parece que es un acierto y es constructivo: puede entretener lo que nos saca de las noticias y la realidad, por un momento y, por otro lado, puede ayudar a reflexionar sobre actitudes, dinámicas y conductas. Además, de brindar información sobre algún tema o, incluso, motivar con respecto a algún interés artístico u otro. Finalmente, puede ser un espejo de nuestros tiempos: quien quiera lo puede analizar, seguir en negación o repensar nuestro rol en la sociedad. Incluso, puede generar el interés por conocer más sobre alguna disciplina.

-Así como tus compañeros que se levantaron, se organizaron y empezaron ofrecer múltiples actividades tú también hiciste lo propio. ¿Cómo te va con tus talleres?

-Afortunadamente bien. Reacomodé mi ser docente y diseñé dos talleres de acuerdo con las necesidades actuales. Uno para personas dedicadas a la comunicación y profesoras que necesitan apoyo para potenciar sus habilidades para desenvolverse ante cámara y otro sobre construcción de personaje para interesados en la actuación.

– ¿Qué nos puedes decir de la experiencia de trabajar en línea?

-Ha sido retador, sorprendente y gratificante. Retador porque, a pesar de que adaptas actividades para la virtualidad, no se sabe qué tan bien funcionarán. Gratificante porque ves los logros que van alcanzando los participantes y los propios también. Existen factores ajenos a ti que pueden interferir negativamente: la mala conexión, los programas que cada uno tiene instalados en su computadora y que recién se evidencian cuando no puedes/pueden compartir una imagen. Tuve que aprender a dominar distintas plataformas y algo de tecnología, aún me cuesta. Sorprendente porque los límites geográficos no existen. Tengo alumnas del interior del país. Se facilitó poder conocernos. Y lo más importante: se sigue creando y se genera contacto humano tan necesario para seguir.

-Finalmente, ¿Qué proyectos vienen en televisión, cine…?

-Por el momento, trabajando la adaptación a esta nueva forma de actuación virtual.

Periodista y fotógrafa. Siguió la carrera de Comunicación Social y Periodismo Económico. Laboró en los diarios La Voz, Síntesis, Gestión y en la revistas Oiga. Desde el 2010 labora en Lima en Escena.