Karina Pacheco Medrano: «Los conflictos sociales son una interpelación constante y ofrecen una narrativa tenaz»


Autora presenta su nuevo libro Las
orillas del aire, en el marco de la FIL Lima 2017

Foto: Adriana Peralta
La antropóloga, escritora
y editora Karina Pacheco Medrano, es actualmente una de las autoras peruanas más
prolíficas e importantes de décadas posteriores a los ochentas.  Además de publicar más de siete libros de
narrativa, hizo lo propio con títulos diversos de antropología. Este fin de
semana, en el marco de la 22ª Feria Internacional del Libro de Lima, FIL-Lima
2017, presenta su nueva novela Las
orillas del aire
(Seix Barral-Grupo Planeta, 2017).
Una atractiva
historia que surge a partir de la desaparición de una mujer en un lago mientras
enseña a nadar a sus hijos. Su muerte deja un halo de misterio y su recuerdo se
entremezcla con la crueldad, los mitos y los ecos del mundo que la envolvía.
Muchos años después, un felino de piedra mutilado por saqueadores de recintos
prehispánicos y un hallazgo inesperado en un cementerio empiezan a desencadenar
memorias y relatos que parecían haber quedado sumergidos.
El activismo
político, las crisis sociales y la pérdida de la inocencia perfilan el
escenario de esta novela, donde los protagonistas deberán confrontar la
realidad con sus ideales, encontrar su espacio en un país en pleno cambio y
reconciliarse con el pasado… Al respecto Lima en Escena charló con la autora.


-Karina, antes de sumergirnos en la
historia de Las orillas del aire, novela que estrenas y presentas en la FIL de
Lima, encuentro una aproximación, ficcional obviamente, en el tratamiento de
los conflictos sociales, con títulos anteriores tuyos como La voluntad del
molle o El bosque de tu nombre. ¿A qué le atribuyes esta incidencia?
-A las pulsiones
que más me mueven. Los conflictos sociales son una interpelación constante y
también ofrecen una narrativa tenaz de lo que somos como sociedades y de cómo
nos constituimos como personas en ese entramado. De otro lado, como lectora y
escritora, me interesa ver el trasfondo social e histórico en las tramas
personales y me atraen mucho los relatos literarios que abordan temáticas
íntimas enmarcadas en escenarios más amplios de la realidad. Creo que unas y
otras se retroalimentan o se reflejan, y con ese doble marco me gusta construir
mis novelas. Me gusta que me impulsen a indagar en lo íntimo, así como en el
escenario social que las envuelve.
-Justamente esta nueva novela, al igual
que las mencioné en mi pregunta anterior, parten de una historia familiar,
desde un hecho íntimo, para finalmente desnudar poéticamente, y este elemento
es quizá vital, hechos como la memoria histórica, desde donde se desprenden una
serie de temáticas. La familia es la médula desde donde empiezas a tejer tus
historias o gran parte de ellas. Explícanos la importancia en tu narrativa de los
episodios familiares.
-Las relaciones
familiares son el primer escenario donde aprendemos a desenvolvernos como
personas; los secretos, silencios, violencias o dramas que ocurren en su
interior  nos tocan en las fibras más
íntimas. Acaso por ello, sin haberlo buscado, veo que todas mis novelas, por
más diferentes que sean unas de otras, comparten ese denominador común, la
indagación en los “fantasmas” familiares que conduce al encontronazo con una
realidad más inhóspita y mayor.
-Cesar Calvo, es uno de los pocos
escritores que en sus obras: poética y narrativa, es el que mejor refleja su
amazónica natal. Empezar Las orillas del aire con un epígrafe de uno de sus
poemas no es casualidad, imagino. ¿Es un tema de influencia, admiración o
coincidencias en cuanto a tocar temas estrictamente de sus lugares de origen?
-No es
coincidencia. César Calvo es uno de los autores peruanos que más me deslumbran.
Estaba escribiendo el primer borrador de esta novela cuando me encontré
con  “Diario de Campaña”, que arranca con
ese fragmento que elegí como epígrafe. Es un verso que me dice mucho de lo que
he explorado con esta novela, pero además era preciso por ser de César Calvo,
autor que ha entrado, como pocos, en el corazón de la Amazonía. Como Las orillas del aire tiene a la selva en
su centro, a antepasados reales y simbólicos que se evanecieron y sin embargo
perseguimos en el bosque como imágenes fantasmales, no dudé ni un segundo de
que ese tenía que ser el epígrafe.
-Las orillas del aire nos entrega la
historia de una mujer que desaparece en un lago mientras enseña a nadar a sus
hijos. Después de este episodio se suscitan otros: familiares, sociales,
medioambientales, en fin. Queramos o no, estamos ante un hecho dramático, por
la tragedia propiciada por la desaparición de esta mujer. ¿Cómo surgió el
origen de esta historia?
-Mi padre quedó
huérfano de pequeño y este hecho desencadenó una historia personal, la suya,
que sin duda me atañe y hubiera sido otra muy distinta si aquella ausencia
terrible no se hubiera producido. Alguna vez, caminando en cementerio rural, me
pregunté qué hubiera sido la vida de mi padre para bien y para mal si los suyos
no habrían muerto cuando él era tan chico, dejándole una sombra de tristeza,
pero también una sensibilidad extraordinaria hacia las personas en estado de vulnerabilidad.
Probablemente yo habría sido educada con otras miradas y atmósferas y sería
también alguien distinto. Esto ocurrió hace muchos años pero fue en ese momento
en que se sembró la semilla de esta novela, en su indagación sobre la manera en
que algunas ausencias pesan y nos construyen tanto o más que otras presencias
tangibles a lo largo de la vida.
-Las atmósferas que giran en torno a un
felino, otro personaje central de la novela, es una manera sutil o abierta de
introducirnos a temas arqueológicos, prehispánicos, medioambientales… Un poco
saliéndonos de la historia original. Todos estos temas que abordas desde la
poética ficcional. ¿Tienen que ver con tu posición frente a los conflictos
medioambientales en nuestro país?
-El felino de
piedra mutilado que aparece en los primeros capítulos de la novela me ha
permitido ligar varios componentes de esta trama. Tengo mucho por agradecerle. Curiosamente,
el capítulo donde aparece como elemento tangible lo escribí en la última
revisión completa de la novela. En efecto, en parte simboliza la depredación
que sigue violentando a pueblos y territorios de la selva hoy, pero además irrumpe
como para mostrarle a la narradora la historia 
trunca, el relato no revelado que la envuelve; más que expresar la
historia mutilada de los incas de Vilcabamba donde esta arqueóloga está
excavando, aparece como espejo, sino un acertijo, de su propia historia familiar
y personal, constituida sobre muchas medias verdades.
– La novela nos ubica hasta en tres
periodos políticos. Hablo de los años cuarenta, sesenta y pasados los noventa,
lo cual nos da un panorama coyuntural político diverso y enriquecedor para los
lectores. Tu labor de antropóloga es vital para filtrar acontecimientos
políticos que nos hablan de terratenientes, gamonales, dictadores…
-En mi
experiencia como antropóloga y desde mi interés personal por lo político, algo
constante es la observación y el asombro antes la manera cómo la cultura
autoritaria ha estado y sigue extendida y normalizada en nuestro país,
provocando una serie de tragedias colectivas e íntimas, porque el
autoritarismo, la exclusión y el abuso de poder no solo se expresa en las
formas cómo un dictador y sus secuaces ejercen el poder, sino cómo en cada
microhistoria cotidiana (laboral o familiar, por ejemplo) muchas veces se
reproducen esas escenas, tensiones y roles. Sin duda, estoy influida por la
experiencia y la mirada histórica y antropológica, y por ello, en mis ficciones
literarias me gusta crear retratos que combinen grandes relatos históricos con
las microhistorias que a fin de cuentas son las que tienen la capacidad de ofrecer
las mayores sutilezas.
-Karina, la publicación de tu nueva
novela coincide con la aparición de otro título que tuviste a cargo de tipo
antropológico-ambiental, así como de una ardua labor como editora de la
editorial independiente Ceques. Casi en paralelo estás presentando libros
propios y otros como editora de Ceques, me refiero a los títulos de Nathan
Wachtel y Fernando Iwasaki. Háblanos al respecto.
-Es un tiempo de
libros intenso y precioso. Casi tres años me tomó la escritura y publicación de
esta novela, y sin haberlo programado, su fecha de salida, julio de 2017, ha
coincidido precisamente con la de un libro que tuve la fortuna de que me fuera
encargado (luego de pasar por una convocatoria), la “Historia del Parque
Nacional Bahuaja Sonene y la Reseva Nacional de Tambopata”. Pase varios meses
de 2016 haciendo entrevistas e investigando en estas dos áreas naturales de la
selva (que ya conocía) y luego otros más redactando el documento, que en
principio se debía haber publicado a fines del año pasado; pero como debía ser
revisado por diferentes partes y además diagramado con la suma de fotografías
bellísimas de grandes fotógrafos con larga experiencia de trabajo en la selva,
ha salido ahora. No es un título comercializable, se distribuirá gratuitamente
entre las organizaciones y actores que llevan adelante la dura y a la vez indispensable
labor de defender y proteger estas dos áreas naturales protegidas, que hoy se
encuentran en riesgo. Pero es un libro que se puede descargar en PDF de la web,
también gratuitamente.
Como editora de
Ceques, me multiplico en funciones y es un reto, agotador en muchos momentos,
pero sumamente gratificante porque en cada título publicado tenemos la
convicción de que es un título único, importante, que vale la pena, cuyos
contenidos nos apasionan y mueven. Y en efecto, estos meses se han sumado dos
nuevos libros. En la línea de Ciencias Sociales, “Los vencidos” de Nathan
Wachtel, con una nueva traducción y su publicación por primera vez en el Perú,
supone un sueño antiguo que hoy se ve cumplido. Nos alegra mucho que el autor
los pueda presentar en la FIL Lima el próximo 6 de agosto (el 10 de agosto en
Cajamarca y en Cusco en septiembre). Y ahora, recién salido a fines de julio,
también es sumamente grato publicar, también por primera vez en el Perú, esta
edición ampliada de “Arte de introducir” de Fernando Iwasaki, un libro que
reúne exquisitos prólogos y presentaciones a obras de más de cincuenta
artistas, creadores diversos y escritores del mundo, en especial de España y
América Latina. Aunque el trabajo en Ceques demande bastante tiempo y esfuerzo,
es ante todo un trabajo feliz, inmenso en su compartir.
_________________ 
Presentación
Día: sábado 05
de agosto
Hora: a las 7:00
p.m.
Comentarios a
cargo de: Françoise Aubès y Gonzalo Portocarrero

Lugar: Auditorio
Clorinda Matto de Turner
_______________________________

Periodista y fotógrafa. Siguió la carrera de Comunicación Social y Periodismo Económico. Laboró en los diarios La Voz, Síntesis, Gestión y en la revistas Oiga. Desde el 2010 labora en Lima en Escena.