Alberto Thieroldt: “Para las editoriales es importante la línea de la LIJ”

Jorge Eslava es de los autores que más produce. El 2018 vi de él libros en Planeta, en Santillana y en SM, nos informa nuestro entrevistado en la presente entrevista

Este 2019 será para el segmento de la Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) auspicioso. En lo que va del año podemos afirmar que ya está encaminado el valiosísimo rescate que el editor Rubén Silva viene alistando para la editorial SM y que en formato colección aparecerán bajo el nombre de Clásicos del Bicentenario. Según nos refiere el escritor Alberto Thieroldt, en ella se van a incluir las obras de algunos pioneros de la literatura infantil peruana como María Wiesse –esposa del célebre pintor José Sabogal y cuyos libros llevan las ilustraciones de este–, también de Alida Elguera, la autora de uno de los libros considerados dentro de los iniciadores de la literatura infantil en el Perú: Juguetes: cuentos de Navidad, título que coincidentemente también fue ilustrado por otro célebre representante del Indigenismo pictórico peruano: Jorge Vinatea Reinoso. Y cerrando la colección, se incluyen textos de los no menos notables Francisco Izquierdo Ríos y Abraham Arias Larreta. ¡Un lujo!

-Alberto, desde hace un puñado de años el segmento de la literatura infantil y juvenil nos ofrece una atractiva performance. ¿Cómo se movió este nicho en el último año, por ejemplo?

-Se movió como en los últimos años: con mucho dinamismo. El movimiento no cesa. Se sigue escribiendo y publicando mucho. No tengo a mano la información exacta y completa de todo lo que realmente se publicó en nuestro país sobre literatura infantil y juvenil, pero puedo mencionar lo que ha estado más próximo a mí. Como casi todos los años, Jorge Eslava es de los autores que más produce. El 2018 vi de él libros en Planeta, en Santillana y en SM. De Anna Lavatelli también vi mucho; publicó en Norma, SM y Panamericana. María Fernanda Heredia lo hizo en Santillana y en Norma. Javier Arévalo coincidió con María Fernanda en las mismas editoriales.

-Este último año también publicaste en Panamericana y en SM…

-Bueno, sí… yo también publiqué, pero sigo mencionando lo de otros autores… Juan José Cavero en SM y en Norma, Isabel Menéndez en Panamericana y SM. Rubén Silva en Panamericana, Johan Page en Norma, Óscar Colchado en Panamericana, Sheila Alvarado en SM, Iván Herrera en Norma, Lorenzo Helguero en Santillana, Hernán Garrido Lecca en SM, Richard Palomino en Norma, Gustavo Rodríguez en Santillana, Heriberto Tejo en Panamericana, Patricia Romero en Norma, Carla Zolezzi en Santillana y muchos otras editoriales más de las que, reitero, no tengo la información.

– El panorama de las publicaciones y el impulso de sus autores es amplio. ¿Qué nos puedes decir de los catálogos?

-Para las editoriales es muy importante la línea literatura infantil y juvenil, pues más allá de que algunas auténticamente se interesan por el rigor literario de muchas de las obras que publican, está el aspecto comercial. Es decir, las editoriales son empresas y, como tal, esperan retorno por la inversión que realizan. Y yo, desde mi experiencia, puedo afirmar que no menos del 80% de su facturación lo generan las ventas por los libros del plan lector. Y los catálogos son una de las herramientas fundamentales para ese fin. Entonces, por esa razón son muchos los factores que se toman en cuenta para elaborar los catálogos. Por ejemplo; la oferta que allí consignan debe cubrir todas las edades de los escolares, es determinante incluir autores peruanos, se abordan temas y géneros diversos. Incluso acabo de ver que algunas editoriales empiezan a incluir a los libros informativos en sus propuestas, lo cual me parece muy beneficioso para el lector.

-Charlemos sobre los rescates literarios. Sobre este tema. ¿Qué sucedió en el nicho de los libros para niños y jóvenes?

-Más que la reedición de los libros propiamente dichos de los autores clásicos o pioneros de la literatura infantil peruana, lo que apareció fue el cuidadoso trabajo de investigación que Jorge Eslava hizo sobre estos autores. Como bien refiere el título de la obra, Paisaje de la mañana. Esbozo para un curso de literatura infantil peruana, publicada por el Fondo Editorial de la Universidad de Lima, Eslava nos ofrece una revisión por lo acontecido con quienes escribieron expresamente para niños o por quienes produjeron textos muy próximos a esos pequeños lectores. En el paisaje que Eslava describe se reseña a los autores y reproduce parte de sus obras, siguiendo siempre una línea de tiempo en el libro que nos permite observar el discurrir de la literatura infantil peruana. Pero si de las obras mismas se trata, puedo adelantar que para este 2019 ya está encaminado el valiosísimo rescate que el editor Rubén Silva viene alistando para SM y que en formato colección aparecerán bajo el nombre de Clásicos del Bicentenario. En ella se van a incluir las obras de algunos pioneros de la literatura infantil peruana como María Wiesse –esposa del célebre pintor José Sabogal y cuyos libros llevan las ilustraciones de este–, también de Alida Elguera, la autora de uno de los libros considerados dentro de los iniciadores de la literatura infantil en el Perú: Juguetes: cuentos de Navidad, libro que coincidentemente también fue ilustrado por otro célebre representante del Indigenismo pictórico peruano: Jorge Vinatea Reinoso. Y cerrando la colección, se incluyen textos de los no menos notables Francisco Izquierdo Ríos y Abraham Arias Larreta. Un lujo. De verdad, eso va a ser la colección.

-Toda esta performance literaria viene acompañada de los clásicos concursos en este rubro. Concursos que finalmente nos conducen a los premios y estímulos…

-Considero que estas iniciativas representan el verdadero interés de quienes procuran que exista una literatura infantil y juvenil de cada vez mayor nivel. Quiero creer que eso es lo que motiva a las organizaciones que convocan. Indudablemente que en esa línea está el Ministerio de Cultura, que dentro de su recién estrenado plan de estímulos económicos incluyó un ítem para premiar con financiamiento a los proyectos más creativos de autoras y autores de libros de literatura infantil. Y del otro lado, el del premiado, estas iniciativas son un aliciente o simplemente un reconocimiento a una vida y obra dedicada a la escritura de literatura para niños. Como por ejemplo el galardón que La Casa de la Literatura Peruana le entregó merecidamente a Óscar Colchado. También creo que estos premios o concursos hacen visible a nuevas voces que aparecen con propuestas literarias muy destacadas. Por citar dos casos; los autores Juan José Cavero y Javier Mariscal.

– Desde tu mirada de autor. ¿Cómo observas todo este trabajo en particular?

-Vertiginoso. Ese es el término que calza con lo que acontece alrededor de nuestra literatura infantil y juvenil. Observo que no paramos de crecer y de ser más representativos. Permíteme que en desorden suelte la información que valida mi apreciación… en el 2018 Jorge Eslava fue nominado al prestigioso premio Astrid Lindgren. Galardón que otorga el gobierno sueco y que es comparable con el Hans Christian Andersen, es decir, con el nobel de la literatura infantil. Tres libros peruanos fueron incluidos en la lista de honor de Ibby internacional: El pollito que perdió sus alas de Jaime Picasso, La pequeña niña de los autores Valdizán y Chung y la traducción que hizo Rosalí León-Ciliotta de los diarios del inglés Hull sobre el Perú de 1821. La ilustradora Isa Watanabe fue seleccionada para formar parte de la exposición de ilustradores en la famosa feria de libros infantiles de Bolonia.

Perú fue el invitado de honor en la Feria del Libro de Santiago, en Chile, y entre la numerosa delegación nuestra se incluyó a escritores de libros para niños como Jorge Eslava, Isabel Córdova y Cronwell Jara. Tuvimos visitas ilustres como la del español Alfredo Gómez Cerdá o Celso Román de Colombia, pero sin duda, la gran visita fue la de la famosa autora Keiko Kasza, quien vino gracias a la directa gestión de Pepe Cabana. Durante el 2018 se multiplicaron las jornadas ligadas a la literatura infantil y juvenil como el Congreso que organiza la Casa de la Literatura Peruana, también el festival que celebra Cedili Ibby Perú, el seminario sobre los pioneros de la literatura infantil en la municipalidad de Miraflores. También el ya célebre Hay festival de Arequipa decidió otorgar un espacio para la literatura infantil y juvenil e implementó el Hay festivalito y por donde pasaron Santiago Roncagliolo y algunos otros autores de España y Colombia. Otros municipios como San Borja y San Isidro apostaron también por la organización de actividades de fomento a la lectura y a la literatura infantil y juvenil a través de charlas y talleres. En la misma línea estuvieron el Centro Cultural de España y las librerías Casatomada, la del Fondo de Cultura Económica, Lupas –especializada en libros para niños– y Book Vivant, quien junto con la municipalidad de San Isidro organizan el Dasso Fest. En fin, también hubo buen teatro, festival de cine para niños y más. Como dije al principio, el movimiento no cesa.

-Finalmente, qué novedades libreras en este segmento llamaron más tu atención en el último año.

-El primero es un libro para primeros lectores que ha publicado Santillana y cuyo autor es Lorenzo Helguero: Don Pericote y Gato Panza. Como el título adelanta, se trata de una jocosa aproximación a las aventuras del hidalgo y barbado caballero de la literatura universal. Y al igual que él, el roedor caballero también padece de ciertos trastornos propiciados por la ingesta visual de tantas películas de superhéroes. Otro libro que me impresionó fue El violín de Auschwitz de Anna Lavatelli que aquí ha sido publicado por Panamericana. Es un drama que no tiene final feliz y en el cual se cuenta la historia –real– de los padecimientos que la niña judía Cicci –apodo de Eva María Levy– debe pasar junto a su familia en el campo de concentración de Auschwitz. En este libro el violín es más que un instrumento, es la esperanza misma del hombre por siempre buscar un resquicio de paz aun en medio de la tragedia. Y el último libro que recomiendo leer es Koi. Novela ganadora del Premio Norma 2018 y cuyo autor es el escritor argentino Ezequiel Dellutri. Obra que trata de la difícil relación que empiezan a construir dos hermanos que no solo nunca vivieron juntos, sino que además ambos desconocían la existencia del otro. Y ese encuentro se torna más difícil aún porque Julián tiene severos problemas de comunicación y Laura está en medio de la incomprendida pubertad. Mérito enorme la sencillez del lenguaje con el que está escrito el libro y además rico e intenso en cuanto a las emociones que genera en los lectores.

Periodista y fotógrafa. Siguió la carrera de Comunicación Social y Periodismo Económico. Laboró en los diarios La Voz, Síntesis, Gestión y en la revistas Oiga. Desde el 2010 labora en Lima en Escena.