Dora Ugarte Ubilluz: “El libro Mi viaje y otros relatos es un repaso de mi vida…”

Después de cinco décadas dedicada al ejercicio de la psicología en el campo académico y clínico la autora ahora incursiona en la literatura

Dora Ugarte Ubilluz publicó “Mi viaje y otros relatos”. Este representa el cumplimiento de un enorme reto: el de explorar, reflexionar y compartir con el lector una historia de vida rica en experiencias y viajes, así como en relaciones familiares y amicales. El texto entreteje relatos de ficción tomando hechos reales de la historia peruana y mundial vivida directamente por la autora. De otro lado, los “Otros Relatos” incluidos en este libro representan ejercicios de ficción bien ejecutada, interesante y sugestiva. Al respecto Lima en Escena charló con la autora de esta entretenida ópera prima.

-Dora, su libro “El viaje y otros relatos” nos permite acceder a múltiples historias sobre la familia, coyunturas sociopolíticas, las relaciones de pareja, de amigos, los hijos… ¿Cómo surgió esta necesidad de volcar todas estas vivencias en el papel?

-Siempre he tenido un gusto por narrar, por redactar. Es un ejercicio o experiencia que viene desde mi etapa de estudiante en el colegio y posteriormente en la universidad. Me era fácil relatar. Escribía narraciones. Recuerdo que había terminado el primer año de Psicología y nos preparamos en grupo para entrar a Medicina. En la Facultad de Medicina, Zubizarreta enseñaba Lengua. Él era asistente de Luis Jaime Cisneros, de quien era su alumna. En su curso él nos pidió elegir un tema y narrar al respecto. Lo hice. Cuando empecé a escribir el libro recordé que esta experiencia fue un ensayo, un examen que resume el libro.

Un relato en donde volqué toda mi experiencia de los viajes que había realizado desde niña. En la selva, en la sierra… El estatus de las personas. Yo era hija de militar y viajábamos con mi padre por diferentes poblados. Al entrar a la PUCP, pertenecíamos a diferentes clases sociales. Algunos compañeros eran hijos o nietos de los llamados Barones del azúcar, del algodón, nietos de del Prado, a quienes les regalaban un convertible por ingresar a la universidad y para los cuales algunos éramos invisibles y nos volvíamos visibles en épocas previas a los exámenes.

Algunos de esos chicos nos pedían ayuda para prestarles nuestros apuntes de clase, antes de los exámenes. Son vivencias que impactan y quedan como huellas. Para mí fue un privilegio vivir y conocer vivencialmente la geografía del Perú, desde guarniciones y ciudades de Selva, hasta poblados andinos como Calca.

-Y su relación con la literatura, ¿de qué manera se da el primer vínculo?

-Mi vínculo con la literatura se da desde pequeña cuando leía cuentos para niños. Posteriormente, llega a mis manos María de Jorge Isaacs, un clásico que me lo alcanzó un amigo del barrio en donde vivía. Con la leída de esa novela descubrí cómo la lectura permitía imaginar vívidamente, escenas, personajes, realidades distintas, vivir emociones intensas.

-Escenas parecidas a las que podemos observar en su ópera prima.

-Sí claro… Cuando revisé múltiples veces el libro me decía: “deseo escribir algo para mí”, sin embargo, cuando empecé un taller de escritura con Carmen Ollé, recuerdo que en una de las clases ella dijo: “No hay nadie que escriba para uno mismo. Uno escribe por lo menos para un lector posible”. Me di cuenta que cuando escribí este libro pensaba en amigos cercanos y en los que partieron. Es totalmente cierto lo que dice Carmen. Uno escribe para alguien más.

-El proceso para escribir este libro… ¿fluyó naturalmente?

-Estoy entrenada para escribir. Mentalmente siempre estoy relatando. Algunas veces creo historias, otras relato mi propia vida. Escribir es como jugar. Narro historias de acuerdo a fechas y viajes que he realizado. Mi viaje y otros relatos repasan mi vida…

-¿Es un inventario de vida?

-Presumo que sí. Este libro reúne todo lo que ha venido por aprendizaje. Se juntaron años intensos de aprendizaje como la etapa matrimonial, la coyuntura política, mi carrera como psicóloga. Mi labor como terapista de pareja… En esta séptima década mía me siento más libre para hacer muchas cosas entre ellas escribir.

-Desde que empezó a escribir el libro asumió que se trataría de un texto autobiográfico…

-Me vi en una situación difícil cuando tuve que decidir qué pista le daba al libro. De pronto lo sentí absolutamente autobiográfico. Estaba cogida por mi propia historia. Necesitaba digerirla. Poco a poco y después de una serie de cambios el texto fue tomando otro cariz. Persistí en el contenido y lo que varió fue la forma de relatar.

-Si bien el libro esencialmente nos retrata experiencias de vida también se perciben momentos políticos específicos como mayo del 68…

-Desde la experiencia sociopolítica observar todo lo que pasaba en los 50, 60, 70, 80, 90, hasta la actualidad, me nutrió notablemente. Todo lo vivido en Perú y radicar en otro país. Cuando Nixon visitó el Perú, recuerdo que en San Marcos lo escupieron y en la Católica prácticamente le pusieron una alfombra roja. Nosotros, los estudiantes lo dejamos pasar a un salón y le permitimos que hable. Fue recibido por algunos delegados. Recuerdo a Enrique Bernales, quien era de una promoción anterior a la mía. En aquella ocasión Nixon dijo que estaba sorprendido por lo bien informados que estaban los estudiantes. Otro momento que me tocó fue todo lo vivido en el contexto de mayo del 68, en Francia y Europa… Un hecho sumamente importante en mi vida.

-¿Y cómo observó la revolución de Juan Velasco?

-Con respecto a Velasco me encontraba en el exterior y con la familia y amigos nos preguntábamos: ¿Quién es este señor? … Indudablemente que estábamos frente a un militar que no era como los “gorilas” de Uruguay o Paraguay… A mi retorno, muchos tuvimos trabajo en el contexto de las reformas, de la Educación, entre otras.

-Y qué recuerdos tiene de Fidel Castro… El panorama político de aquella época

-Interesante pregunta. Aunque en mi universidad no se hablaba directamente de este tema, atisbábamos lo que ocurría en Cuba. El contacto con compañeros sanmarquinos nos permitía contar con más información. Sabíamos que enfrentó al dictador Batista y a las grandes empresas transnacionales. Fidel y el Che Guevara armaron la guerrilla y se enfrentaron a ellos. Para mí fue una lucha justa. Todos estos cambios en la coyuntura política de aquel entonces de alguna forma influyeron en mi formación como persona, como profesional. Mi decisión de ir a Europa en lugar de a los Estados Unidos, tuvo que ver con el tema de la Revolución Cubana.

-Los escritores tienen esta necesidad de narrar sobre lo que les pasa y disfrazar estas experiencias detrás del rótulo de ficción

-Creo que no hay forma de liberarse de la vida que uno tiene. Menos de su experiencia de formación académica y profesional. Lo uno va acompañado de lo otro. Escribir a esta edad es un remirar mi vida.

-¿Cómo se siente ahora después de algunos meses de publicar su primer libro?

-El proceso de escribir este libro ha sido grato y doloroso porque me he topado con recuerdos que en algún momento me obligaron a parar, llorar y luego continuar. Un duelo no resuelto, la separación de mi perro Pichín, me llevó a escribir, en una pausa, un cuento sobre él, escrito en versión artesanal para mi familia y amigos cercanos.

-¿Es un libro de ilustraciones?

-Sí. Los dibujos los hice yo. También lo están traduciendo al quechua y al inglés. Espero publicarlo en cualquier momento.

Sobre Dora Ugarte Ubilluz

Es psicóloga de carrera, licenciada por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Posee además una Licencia Complementaria por la Pontificia Universidad Católica de Lovaina, Bélgica. Tiene más de cinco décadas de ejercicio profesional en los campos educativo y clínico.

Durante este tiempo se nutrió de diversos enfoques, entre ellos el del psicoanálisis y la psicoterapia de familia y de grupos, así como de talleres vivenciales sobre variados temas de prevención de la salud mental para grupos de personas e instituciones. Recientemente decidió incursionar en la creación literaria.

Periodista y fotógrafa. Siguió la carrera de Comunicación Social y Periodismo Económico. Laboró en los diarios La Voz, Síntesis, Gestión y en la revistas Oiga. Desde el 2010 labora en Lima en Escena.