Teresa Orbegoso: «La enfermedad es la maestra de mi transformación»

La escritora peruana, autora de los poemarios Yana wayra, Mestiza, La mujer bestia, Yuyachkani, Perú, Comas, Abro el miedo, entre otros, nos aproxima brevemente a su trayectoria como poeta y gestora cultural. Foto Portada: Sergio Nawuel 

Después de radicar algunos años en Argentina, país en donde además de publicar algunos de sus libros de poesía manejó la editorial y posterior revista La Primera Vertebra, la poeta peruana Teresa Orbegoso retornó al Perú, su país de origen desde donde además de continuar con su producción literaria, se dedica a la gestión cultural, rol que la involucra en el desarrollo de varios proyectos. Justamente, para charlar al respecto, Lima en Escena entrevistó a la poeta, periodista cultural, investigadora social, gestora cultural y curadora Teresa Orbegoso.

-Teresa, parte de tu trabajo literario lo desarrollaste en Argentina, país en donde radicaste por un puñado de años y ahora lo haces en el Perú en donde te consolidas pasito a paso. Conocemos poquísimo de tu producción literaria pese a ser una autora constante. Hablemos de tus libros…

-Algunos de mis libros producidos en Argentina no llegaron al Perú excepto los que conoces como Perú, Abro el miedo, sin embargo, esta Mestiza, un libro que nos habla de toda la problemática del mestizaje desde la experiencia femenina. Asimismo, publiqué Yana Wayra, el primer libro publicado en el Perú el 2011. Este libro se conoce poco. Además de abordar el tema sobre la violencia política del país, este poemario habla de todas las guerras acaecidas en el Perú a lo largo de su historia. Desde antes de la conquista hasta el período de la guerra interna. Este libro es un homenaje a todas y todos los caídos, desaparecidos y olvidados a lo largo de la historia del Perú…

-El 2015 publicaste Yuyachkani junto a la artista plástica Zenaida Cajahuaringa, una propuesta editorial más arriesgada.

– Sí, el libro álbum Yuyachkani, es absolutamente un libro diferente. Un título más artístico. Justo, acaba de publicarse Balsa en Precipicio por la Primera Vertebra, un poemario sobre la migración. Aquí la poeta se pregunta qué es ser migrante y se responde explicando la historia del migrante, el amor del migrante. Un tejido elaborado a través de diversos conceptos.

-Existe o tienes planeado publicar una antología que reúna toda tu poesía. Te lo consulto porque varios de tus libros publicados en otros países de la Región no llegaron al Perú y conocemos poco de esa producción poética…

-Aún no se ha publicado una antología sobre mi obra. Iba a armar una a la cual nombré Mi país es esta pequeña piedra, uno de los primeros versos de Yana Wayra, mi primer libro, pero aún no concreto este proyecto. De realizarse esta sería una trilogía que reuniría a mis libros Yana Wayra, Mestiza y Perú.

– ¿Por qué la elección de estos tres poemarios?

–  Porque en estos tres libros hablo sobre identidad peruana como una construcción que deberíamos hacer todos para poder entendernos como ciudadanos, como país. Escribir poesía no es necesariamente volcar al papel la inspiración sobre un tema u otro. Escribir poesía implica también documentarse, investigar, leer historia, filosofía, arte, poesía, entre otros temas, y entender los diversos procesos sociales, políticos. El libro Perú, por ejemplo, tiene ese bagaje. Es la historia del padre migrante y de la patria. Padre y patria en paralelo con la historia, con nuestra historia.

La mujer bestia, es un título que no necesariamente habla de nuestra historia o la migración, es un título más íntimo, más celestial, más sensual…

-Así es. La mujer bestia es un libro más personal. Este poemario es mi particular mirada sobre la mujer. Está anclado en una etapa de mi vida en el cual era más joven y destaca la imagen de la mujer vinculada al poder. Es una mujer poderosa que no tiene marido. Es, además, protectora, cuidadora de lo bueno y de lo malo. Una mujer que protege y cuida, entiende y comprende, más allá de ser una mujer maternal. La mujer bestia no es una mujer totalmente buena o totalmente mala, es una mujer bella, sensual, voluptuosa, con su derecho al placer bien puesto, pero al mismo tiempo puede ser infernal.

La mujer de la bestia, edición uruguaya publicada en 2014

La mujer de la bestia, edición peruana publicada el 2023

 

-La enfermedad no escapa a tu poesía, a tu proceso escritural…

-Así es. La enfermedad está anclada básicamente en el libro Abro el miedo. Para poder superarla me apropio del nombre cáncer y lo nombro cuantas veces pueda en voz alta y lo transformo, le doy un nuevo origen, un nuevo nacimiento, una nueva historia, incluso lo veo como alguien que está enamorado de mí, que se enamora de mí y está conmigo. La enfermedad para mi es esa capacidad que me dio la vida para poder respetar la vida, honrarla y entenderla. La enfermedad puede ser una maestra o una guía para mi transformación como persona poseedora de capacidades.

Poemario publicado por la editorial Dulzorada Press en Estados Unidos en edición bilingüe. Dirigida por el escritor peruano José Garay Boszeta.

-Charlemos sobre tu labor de gestora cultural. Cuéntanos sobre tu trabajo en La Primera Vertebra.

– La Primera Vertebra surgió como una editorial en Argentina junto al escritor argentino Claudio Archubi. Justamente, en ese momento un autor premiado deseaba publicar un libro objeto y lo hicimos justamente con la Primera Vertebra. Posteriormente, la editorial se convirtió en una revista para informar sobre el quehacer contemporáneo de la poesía latinoamericana. Reseñamos un nutrido número de títulos de poetas latinoamericanas, publicamos su poesía, y divulgar su poesía nos permitía estar al tanto de la movida poética latinoamericana. Se suma a todas estas publicaciones, los programas en vivo, las entrevistas y otros segmentos hechos en nuestros podcasts. Hicimos, incluso, un homenaje a Blanca Varela en la que diversas poetas de países amigos participaron. El equipo de la revista lo organizó. Agradezco a sus miembros: Leda Quintana Rondón (Perú), Liliana Velandia Calderón (Colombia) y Camila Albertazzo (Chile).

-Pasemos a hablar sobre el proyecto El arte existe. ¿Cómo asumir un proyecto cultural desde la resistencia?

-En primer lugar, el arte es amor y la escritura es fe y amor también. Cuando me enfermé entendí todo esto y también lo que les sucedía a mis pares, es decir a otros y otras escritoras que habían enfermado. Hablo de autores o autoras con cáncer terminal que siguen escribiendo para dejar un aprendizaje, un conocimiento. Estas experiencias surgen en un contexto donde el arte se produce desde el amor. Los artistas, sobre todo de países como el nuestro, están llenos de amor porque desde la precariedad dan todo, absolutamente todo. Ellas y ellos son para mí los que sostienen un país diferente, un país más compasivo, inclusivo, democrático…

-Me comentaste que un grupo de poetas está participando de un taller importante para el proyecto.

-Sí, Carolina O. Fernández realizó el taller “Piedras madres” anclado en las huacas mujeres de los manuscritos «Dioses y hombres de Huarochirí». Se abrió una lectura sobre este tema con un grupo de escritoras para abordar todo el tema específico a nuestras madres ancestrales y su poder femenino. La idea es reflexionar sobre cómo eran las mujeres del antiguo Perú. Nos sorprendió conocer, reconocer a estas madres ancestrales básicamente porque no tienen nada que ver con las madres herederas del patriarcado. Es liberador para todas las escritoras descubrir que somos herederas de toda una tradición. Hablo de mujeres que gozaban de poder, de valor, en donde no existía esta diferencia tan marcada entre hombre mujer como sí lo vivimos hasta el momento. Esta experiencia que nos brinda Carolina a todas las autoras que la acompañamos es para mi vital. Esta experiencia debe crecer.

En la foto las poetas participantes del taller dirigido por la escritora Carolina O. Fernández: «Piedras madres: poesía en el antiguo Perú»: Katherine Estrada Aguirre, Fiorella Terrazas, Ivonne M. Bernuy Coloma, Leda Quintana Rondón y Teresa Orbegoso.

Sobre Teresa Orbegoso

Poeta. Periodista cultural. Investigadora Social. Gestora cultural. Curadora. Licenciada en Periodismo por la Universidad Jaime Bausate y Mesa (Perú) y Magíster en Escritura Creativa por la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Argentina). Tiene un diplomado en Creatividad Publicitaria y estudios en Filosofía y Creación Musical: Artes Tradicionales y Nuevas Tecnologías. Ha recibido becas de la OEA, INDES BID y Fundación Tallberg para participar en diplomados y encuentros de líderes sociales organizados en Colombia, Estados Unidos y Suecia (2001-2006). Ha publicado los poemarios Yana wayra (Lima, Urbano Marginal, 2011), Mestiza (Buenos Aires, Ediciones del Dock, 2012), La mujer bestia (Maldonado, Trópico Sur, 2014), Yuyachkani junto a la artista plástica Zenaida Cajahuaringa (Lima, La Purita Carne, 2015), Perú (Buenos Aires, Buenos Aires Poetry, 2016), Comas (Buenos Aires, Añosluz, 2018) y Abro el miedo (Lima, Hanan Harawi Editores, 2019). Este último libro fue nominado en 2019 al premio Luces del diario El Comercio en la categoría «Mejor poemario» en su natal Lima. En 2021 fue reeditado en Argentina por Las furias editora y seleccionado para competir por el Premio Nacional de Literatura en la categoría Poesía. En 2022 ganó los Estímulos Económicos del Ministerio de Cultura del Perú para presentar sus libros Perú y Abro el miedo en festivales de poesía en España. El libro Perú ha sido reeditado en México, Guatemala y Perú. Su obra ha sido incluida en diferentes investigaciones académicas en Chile, México, Estados Unidos y Suecia. Ha sido invitada a varios festivales de poesía en Hispanoamérica y su obra ha sido incluida en diferentes revistas virtuales alrededor del mundo. Antologías de Argentina, Chile, Colombia y Perú han tomado su obra como referente de la poesía contemporánea en América del Sur. En 2023 Abro el miedo fue publicado en Estados Unidos y traducido al inglés por la editorial Dulzorada. Actualmente dirige la revista y editorial latinoamericana La Primera Vértebra y el espacio cultural El Arte existe.

ETIQUETAS:

Periodista y fotógrafa. Siguió la carrera de Comunicación Social y Periodismo Económico. Laboró en los diarios La Voz, Síntesis, Gestión y en la revistas Oiga. El 2000 fundó el portal digital MIAMI EN ESCENA (Florida, Estados Unidos) en donde radicó 10 años. A su retorno al Perú crea el magazine online LIMA EN ESCENA.