Melissa Pérez García: «Innovadores propuestas comerciales pueden impulsar el crecimiento del sector editorial»

Directora del
sello editorial La Nave nos habla sobre los cambios que viene experimentando su
grupo editorial.
Después de
laborar en una serie de sellos independientes, actualmente Melissa Pérez García
forma parte del Grupo Editorial Estación La Cultura. Ella dirige el sello La Nave, que en la presente edición de la FIL Lima 2017, presentó dos libros: «Volver
a correr»,
la sorprendente historia de un policía ciego, libro
autobiográfico de Carlos Serván, y «Hora punta», novela juvenil de
Emilio Noguerol. Dos títulos que además de convertirse en libros exitosos han
sido un fenómeno en ventas. 

Justamente para charlar sobre su experiencia al frente de La
Nave, Lima en Escena charló con la joven y talentosa editora.

-Melissa, eres una de las
editoras del Grupo Editorial Estación La Cultura, sello que poco a poco se
consolida y de manera sostenida diversifica sus títulos también. 
-La idea es impulsar
distintos sellos editoriales y contar con títulos para diversos tipos de
público. En otras palabras, cubrir demandas editoriales que hasta el momento no
se tomaban en cuenta. Si bien es cierto el mercado peruano del libro es pequeño
aún, mediante innovadores propuestas comerciales se puede impulsar el crecimiento del sector editorial a mediano y largo plazo de manera sostenida.
-Las editoriales
independientes en nuestro país tienen más de una década de trabajo, sin
embargo, editar y por consiguiente publicar un libro sigue siendo una apuesta
romántica.
-Editar en una
editorial independiente aún es una actividad no sostenible. Muchos editores
laboran para otras editoriales o tienen otros trabajos que les permite
solventar sus gastos personales. Estas experiencias han dado como resultado que
editores independientes free lance hayamos trabajado periódicamente en algunas
editoriales independientes.
-¿Por qué insistir en un nicho
de negocios que no permite les rentabilidad?
-Pese a los
obstáculos de corte económico publicar un libro es una experiencia complicada
pero al mismo tiempo maravillosa. Trabajar en las editoriales independientes te
permite observar los distintos estilos y géneros en el rubro. Cada editorial ha
tratado de descubrir, a su manera, distintos géneros y ampliarlos.
-Frente a todas estas
limitaciones económicas. ¿Cómo se sostienen las
editoriales independientes?
-En estos
momentos algunas editoriales independientes están abriendo nuevos canales de
distribución, de comercialización, están ofreciendo sus servicios a editoriales
grandes. Estas medidas les permiten sostenerse económicamente para poder
invertir y reforzar sus publicaciones.
-Algunas editoriales realizan
un trabajo de calidad. Títulos de ficción, poesía o ensayo que cuentan con un buen
diseño, textos impecables.¿Qué nos puedes decir al respecto?
-Esta calidad a
la que te refieres se debe en gran medida a la dedicación del editor. Todos
estos libros prácticamente se trabajan como un objeto de arte. Esto lo podemos
ver en cada sello, en cada serie. Cada editorial tiene su propia identidad. Uno
observa los títulos de la Editorial Estruendomudo y lo identifica en el acto.
Lo mismo sucede con los libros de Paracaídas cuyos textos de poesía se
identifican por el fondo claro. Animal de invierno también tiene sus diseños originales.
La nave, por ejemplo, está estandarizando sus conceptos gráficos también. Todo
esto responde a la creatividad y dedicación de cada editor.
-Incluso estos sellos
cuentan con un público cautivo, ¿no?
-¡Por supuesto!
Todos los sellos tienen un público definido. Trabajar un libro de buena calidad
en contenido y diseño, no necesariamente se refleja en cantidad de lectores que
debiéramos tener para consumir estos libros. Sin embargo, es una satisfacción
tener un público. No nos interesa si es un segmento reducido de lectores, lo
importante es que se sientan contentos con su compra.
-Ahora diriges La nave, el
sello que le da variante en términos comerciales y de contenido al Grupo
Estación La Cultura. Háblanos de esta experiencia.
-Me uní a La
nave cuando a Leonardo Dolores, director del Grupo Estación La Cultura, se le
ocurrió la idea de publicar un libro sobre Youtube a propósito del fenómeno de
los youtubers. La idea era aprovechar esta coyuntura desde el negocio editorial.
Me invitó a formar parte de este plan. Teníamos que idear un proyecto. Nuestro
objetivo como grupo editorial era llegar al público juvenil y bajo ningún
aspecto podíamos dejar pasar este momento. ¿Qué queremos? ¿Qué buscamos? ¡Literatura
juvenil! ¡A trabajar entonces! … Primero hicimos un estudio de mercadeo y con
el tema de los youtubers empezamos con más fuerza.
-En esta presente FIL Lima 2017, La Nave presentó dos títulos que en un abrir y cerrar de ojos han sido un éxito en preferencia de público y en ventas. Es una respuesta a todo este
planificado trabajo del cual me hablas.
-¡Claro! Este
año La Nave ha publicado exitosos libros como «Volver a correr”, la sorprendente
historia de un policía ciego, libro autobiográfico de Carlos Serván. Una
historia de superación y motivación.  De
otro lado, tenemos «Hora punta», novela juvenil de Emilio Noguerol. No
lo podemos negar los dos títulos han sido un fenómeno y éxitos de ventas.
-¿Te esperabas que estos
títulos obtuvieran tanto éxito?
-Realmente no lo
esperábamos pero aquí en La Nave estamos llanos a aprender todos los días. La
idea además de diversificarnos es llegar a muchos más lectores. En cada edición
uno aprende múltiples cosas del autor. Editar no es un trabajo sencillo. Aquí
en La Nave aprendí a entender las necesidades de los demás. Hace poco leí un
libro del sello editorial del FCE, de la serie Libros sobre libros. Este título
sostenía que no estaba mal ver los programas de televisión y oír música de moda.
Muchos editores en México se dedicaban a ver estos programas de vez en cuando
para tener una idea de qué consume el público masivo. Así deducían cuáles son
sus necesidades, cómo llegar a ellos y, por qué no, intentar generar algún
cambio el modo de pensar de los lectores. Creo que la propuesta de La Nave va
en ese camino.
-¿No estás en contra de
publicar libros de autoayuda?
-Para nada.
Todos los libros cumplen una función. Un ensayo, una novela, un poemario, un
texto de autoayuda, cada título cuenta con su público lector. No podemos
descartar este tipo de libros.
Sobre la editora

Melissa Pérez
García es profesora, redactora y editora. Ha trabajado en el Fondo Editorial de
la Universidad de San Martín de Porres y en editoriales independientes como
Borrador Editores, Lustra Editores, Estruendomudo y Paracaídas Editores.
Actualmente, trabaja en la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas y dirige
el sello La Nave del Grupo Editorial Estación La Cultura.

Periodista y fotógrafa. Siguió la carrera de Comunicación Social y Periodismo Económico. Laboró en los diarios La Voz, Síntesis, Gestión y en la revistas Oiga. Desde el 2010 labora en Lima en Escena.