José Respaldiza: “Mis adivinanzas crean una férrea unidad entre los lectores”

A propósito del Día del Niño y la reciente publicación de Adivinación, Adivinanzas de la costa, sierra, selva y mar peruano (IntermezzoTropical, 2021), libro de literatura infantil y juvenil (LIJ) del investigador y prolífico escritor José Respaldiza, considerado uno de los autores más significativos en el género, le ofrecemos una charla con el autor

“Con mis alumnos, cada año realizábamos una investigación. Un año revisamos el Sistema Métrico Decimal y observamos que el producto de mayor consumo: la gasolina ¿se vendía por litros? NO, por galones. Y así… Los zapatos ¿se compraban por decímetros? NO, por tallas. Los plátanos por manos. Otro año, vimos los Derechos de los Niños. Un tercer año revisamos la vigencia de las adivinanzas y recopilamos muchas de ellas que me sirvieron para elaborar mi tesis para obtener el grado de Maestría en Educación.

Luego vendría mi libro Imallayqui jaicyaqui, mil adivinanzas en quechua. Asimismo, vino La maestra adivinanza. Finalmente, de recopilador pase a creador. Escribí Adivinarte, aún inédito y Adivinación, título que es motivo de la presente entrevista”, con esta breve repaso de su larga trayectoria, el maestro, investigador y prolífico escritor José Respaldiza, uno de los más importantes autores del género en el Perú, nos brinda unos minutos de su valioso tiempo.

-Maestro José, acaba de publicar su nuevo título Adivinación, Adivinanzas de la costa, sierra, selva y mar peruano. ¿Es una forma de motivar identidad sobre nuestra cultura diversa en los niños, en la comunidad lectora?

-Durante un buen tiempo recopilé las adivinanzas. Cuando me decidí a escribir mis propios acertijos recordé los lugares hermosos de nuestro país, sus diversas manifestaciones. Me faltó o está pendiente Tumbes, Madre de Dios y Moquegua. Cada región tiene mucho que decir. Nuestra cultura es rica y diversa. Tenemos que hablar sobre ella. Es en esta búsqueda que surgió Adivinación, que por razón económica la editorial se vio forzada en reducir las adivinanzas que contenía.

-Mediante este acercamiento a la costa, sierra, selva y mar peruano, accedemos a los paisajes, la flora, fauna y las comunidades de cada región. ¿Por qué es vital estar integrados?

– Al mostrar el resplandor de cada una de nuestras regiones como la Sierra con Machu Picchu, la Costa con El Señor de Sipán, la Selva con Kuelap, sin nada que envidiar entre sí, se destaca la importancia de la integración como peruanos y que somos capaces de crear el seviche, el juane, la pachamanca, y muchas cosas más. Decidí hacer adivinanzas a la marcación del ganado, a las islas flotantes de los Uros, a la trilla del trigo en Mayocc, al apañar del algodón, de la pesca a mano, de bagres en el río Marañón, el bailar arascasca en Huamanga. Todo ello se muestra al lector para forjar una férrea unidad de hermandad. Pareciera que el libro fue escrito por intuición ya que abre sus ojos cuando vemos una profunda división artificial.

-Leer Adivinación nos permite observar la importancia de las formas de educar. Usted lo hace a través de las adivinanzas. ¿Por qué brindarles cultura a nuestros niños a través del juego?

-Ellos desean moverse, jugar y el juego es la mejor forma de sincronizar con ellos. En la búsqueda de una respuesta mediante el juego se logra ampliar sus conocimientos. Hay muchas formas de presentar una adivinanza. Ejemplos:

(Costa)
Líquida, salada,
espumosa cresta
va, busca y rebusca;
y no la ves sola.
La ola

Menudita lluvia,
que solo humedece,
la nube aparece
y se devalúa.
La garúa

-Observamos también una apuesta por la revaloración de la cultura afrodescendiente. Personajes, música, culinaria. Háblenos sobre este vínculo…

– Estudié en la Escuela Normal Superior, en donde convivimos alumnos que venían de todo el Perú. Chicas y chicos de todas las culturas. Quechuas, aymaras, afroperuanos. Recuerdo que nos enseñó el destacado afroperuano Manuel Moreno Jimeno. Asimismo, estudiamos con Susana Baca, Antonio Gálvez Ronceros. El destino impidió que nuestro profesor Víctor Oyola fuera el primer Rector negro en el Perú. En la víspera de efectuarse la Asamblea Universitaria, donde contaba con mayoría de votos, falleció en un accidente de tránsito. Salvo, las acuarelas de Pancho Fierro, las pinturas al óleo de José Gil de Castro, las Tradiciones de Ricardo Palma, la novela Matalaché de Enrique López Albújar, la voz de Nicomedes Santa Cruz, la guitarra de Carlos Hayre, la música de Amador Ballumbrosio, Pepe Vásquez, Antonio Zambo Cavero, Porfirio Vásquez, el aporte de los afroperuanos aún permanece oculto y se debe visibilizar.

Pocos saben que la presencia de la afroperuana Micaela Bastidas facilitó la participación de negros esclavos en las filas de Tupac Amaru o integrando las montoneras en la lucha por nuestra Independencia. En 1835 León Escobar fue el primer y único presidente peruano afro y que San Martín de Porras es nuestro santo afroperuano.

-Finalmente. El mar peruano y todos los elementos que la componen son preponderantes en Adivinación. ¿Es una forma de poner en foco la riqueza de nuestro mar, su importancia histórica y la urgente necesidad de su conservación?

– Nuestro mar es quizá uno de los más ricos en abundancia y variedad del mundo. Es lamentable su depredación. Lo han contaminado. No olvidemos que, por una enorme pesca de anchovetas, para satisfacer el apetito voraz de los fabricantes de harina de pescado mediante la casa se la extinguió. Murieron miles de aves guaneras. Desapareció la macha. El libro intenta mostrar la riqueza que tenemos y debemos conservar. Debemos cuidar nuestro ecosistema, respetar nuestra ecología.

 

Periodista y fotógrafa. Siguió la carrera de Comunicación Social y Periodismo Económico. Laboró en los diarios La Voz, Síntesis, Gestión y en la revistas Oiga. Desde el 2010 labora en Lima en Escena.