Gabriel de la Cruz: “Es urgente legislar en favor de nuestros derechos”

«El panorama para la comunidad LGBTQI+ resulta aún muy confuso ahora con todo el retroceso en derechos LGBTIQ+ que viene impulsando el partido republicano en los Estados Unidos. No nos extrañe ver una «nueva ola» conservadora intentando frenar los derechos que hemos alcanzado en Latinoamérica», señala nuestro invitado de hoy en la presente entrevista…

Además de laborar en Out & Equal, organización líder a nivel mundial en la lucha por la igualdad LGBTQI+ en espacios laborales, Gabriel de la Cruz Soler, es fundador y presidente de Presente, activista de derechos humanos, experto en incidencia política LGTBIQ+ y director de teatro. En el Mes del Orgullo, Lima en Escena lo entrevistó y nos ofreció su particular mirada sobre la comunidad LGBTQI+.

-Gabriel, estamos en el Mes del Orgullo y nos gustaría saber tu mirada sobre algunos puntos de coyuntura vinculados a la comunidad LGBTIQ+. Empecemos con Presente, la ONG que impulsas para contrarrestar la discriminación laboral.

-Este mes celebramos cinco años del lanzamiento de Presente y no puedo estar más que orgulloso de todo lo que el equipo ha logrado. Contamos con la primera (y por ahora única) certificación para los mejores lugares para el talento LGBTIQ+ en Perú, lo cual nos ha permitido subir los estándares en relación a los programas de inclusión y diversidad que las empresas vienen impulsando. Y es justamente gracias a los fuertes lazos que hemos generado con el sector privado que pudimos organizar la primera Feria Laboral enfocada en personas trans, algo que jamás habríamos imaginado cuando nació Presente. La ONG es dirigida por Pia Bravo, quien es la Directora Ejecutiva, y quien te habla asume el rol de Presidente del Consejo Directivo, desde donde acompañamos a Pia en la ejecución de los proyectos de la organización. Actualmente vivo en Texas, Estados Unidos, y trabajo en Out & Equal, la organización líder a nivel mundial en la lucha por la igualdad LGBTQI+ en espacios laborales.

-La violencia en nuestro país se agudizó en este periodo post pandémico. Violencia de género, violencia contra la comunidad LGTBIQ+. Pese a todo los grupos minoritarios, vulnerables, se siguen organizando en colectivos y siguen impulsando sus propios canales de expresión en donde informan y denuncian estos hechos…

-El COVID-19 ha agudizado la inseguridad laboral y económica de las personas LGBTIQ+ en el mundo. Pero también ha develado la precaria situación en la que se encuentra nuestra comunidad en Perú: muchas personas trans sobrevivieron gracias a las colectas que muchas organizaciones realizaron, vimos en redes sociales a mujeres trans ser maltratadas por la policía cuando se dictó el mandato «pico y género». Las familias homoparentales no se podían visitar en los hospitales porque no eran reconocidas oficialmente como familias por el Estado, y muchas tuvieron que migrar fuera del país para encontrar un poco más de seguridad. La sociedad está ingresando a un territorio sin precedentes a causa de esta pandemia, lo cual aumenta la importancia de legislar en favor de nuestros derechos porque necesitamos leyes que nos protejan y políticas públicas que atiendan nuestras necesidades específicas.

-La diversidad sexual en Perú aún se enfrenta a la discriminación social y legal. No se pueden casar, no pueden tener un documento de identidad. La sociedad peruana colonial y patriarcal aún no avanza en este tema. Cómo observas está situación y qué canales de solución se pueden establecer…

-El Tribunal Constitucional se acaba de pronunciar diciendo que los matrimonios de parejas del mismo sexo que celebramos fuera del país no deben ser reconocidos en el Perú. Y le pide al Congreso que legisle este tema, pero sin excluir a los heterosexuales. Además señalan que el matrimonio igualitario deberá legislarse vía reforma constitucional, lo cual vuelve mucho más compleja su aprobación. El panorama resulta aún muy confuso, pues con todo el retroceso en derechos LGBTIQ+ que viene impulsando el partido republicano en Estados Unidos, no nos extrañe ver una «nueva ola» conservadora intentando frenar los derechos que hemos alcanzado en Latinoamérica.

-En términos artísticos: teatro, cine, literatura, artes plásticas, los artistas LGTBIQ+ han ganado espacios. Lo observas así también. Nos podrías mencionar algunos ejemplos.

-El arte siempre ha sido un espacio seguro y de refugio para artistas de nuestra comunidad. Veo con mucho entusiasmo que año a año no sólo contamos con películas, obras de teatro, exposiciones donde se toca con mucha sensibilidad y respeto distintos temas asociados a la diversidad sexual, sino que también vemos cada vez más representación de artistas de nuestra comunidad que han hecho visible su orientación sexual o identidad de género. Esto es muy importante, no sólo porque ver nuestras historias nos empodera y nos hace sentir parte de esta sociedad, sino que a la nueva generación le da una esperanza de que las cosas van a cambiar y que no están solxs.

-Finalmente. El Perú carece de leyes y políticas para proteger los derechos de las personas LGTBIQ+. Lo observamos en el sector educación, una cartera básica para la formación de nuestras niñas y niños. Estamos absolutamente lejos de avanzar. Qué hacer, qué medidas tomar desde el activismo por ejemplo.

-El sector educativo es clave, pero le tiene mucho miedo a los grupos conservadores de nuestro país. Campañas como «Con mis hijos no te metas» lograron que se cuestione el enfoque de género en la currícula educativa, incluso la asociación de padres de familia interpuso una demanda contra el Estado peruano por hacer apología a la «ideología de género», un término que han empezado a utilizar para restarle todo el rigor científico y académico que tiene el «enfoque de género». ¿Qué nos toca hacer? Seguir trabajando en favor de la inclusión y la diversidad desde nuestros propios espacios. Si el gobierno no quiere asumir aún esta responsabilidad, nos toca hacerlo desde la sociedad civil, desde las artes, desde nuestras casas, nuestros trabajos. Es quizás una tarea agotadora y desgastante, pero estamos juntxs en esto.

Periodista y fotógrafa. Siguió la carrera de Comunicación Social y Periodismo Económico. Laboró en los diarios La Voz, Síntesis, Gestión y en la revistas Oiga. Desde el 2010 labora en Lima en Escena.