Ezio Neyra: “La BNP incentiva la lectura para todos los peruanos”

Jefe de la Biblioteca Nacional de Perú informa a Lima en Escena que se retomaron los servicios presenciales: atención en salas de la Gran Biblioteca Pública de Lima ubicada en la Avenida Abancay, la sede de San Borja y las Estaciones de Biblioteca Públicas como la de Comas reinauguradas recientemente. Fotos: BNP

La Biblioteca Nacional del Perú (BNP) cumplirá 200 años de vida, de historia en el marco de las celebraciones por el Bicentenario. Es el espacio de encuentro, diálogo y lectura del público local más significativo del Perú. Sus usuarios pueden acceder al libro y a la lectura del patrimonio bibliográfico documental más importante del país. Hace más de un año, en medio de la pandemia global, la actual gestión dirigida por Ezio Neyra, jefe de la Biblioteca Nacional de Perú (BNP), puso en marcha un franco proceso de reingeniería, modernización en aspectos de suma importancia como el tecnológico, de infraestructura y el contacto con el público. Al respecto charlamos con Ezio Neyra.

Biblioteca de La VictoriaBiblioteca de El AgustinoBiblioteca de Comas

-Ezio, permíteme centrar la entrevista en los 200 años de la Biblioteca Nacional del Perú… ¿Cuáles son las actividades o trabajos centrales en medio de las celebraciones por el Bicentenario y los 200 años?

-En el marco de los 200 años de creación de la institución, y teniendo como objetivo la modernización de la institución, la Biblioteca Nacional del Perú (BNP) ha organizado sus acciones en cuatro ejes estratégicos: mejora de infraestructura y servicios, implementación del Sistema Nacional de Bibliotecas, acceso a la información y la cultura, y modernización de los procesos bibliotecológicos.

Estos ejes incluyen actividades y proyectos que ya iniciaron en el año 2020, como por ejemplo la remodelación de las Estaciones de Biblioteca Pública (EBP), tres de las cuales ya han sido reinauguradas y puestas a disposición de la ciudadanía: El Agustino en diciembre de 2020, La Victoria en marzo de 2021 y Comas en abril de 2021, mientras que el próximo 11 de junio reinauguraremos la EBP del Rímac. Estos espacios se proponen como bibliotecas públicas modelo. Cuentan con una optimización en la distribución de espacios, una expansión de su material bibliográfico y el mejoramiento de sus servicios al ciudadano.

Otras acciones en el marco de los ejes mencionados involucran proyectos editoriales como la colección Lectura, biblioteca y comunidad; la digitalización de materiales bibliográficos documentales relacionados al Bicentenario de la Independencia del Perú (como parte de un proyecto de inversión conjunto con el Archivo General de la Nación e IRTP); la actualización de las colecciones de la Gran Biblioteca Pública de Lima (GBPL) y de las EBPs, la adquisición de nuevos materiales bibliográficos; el lanzamiento de la plataforma digital “Memoria Perú. Recorridos por el patrimonio de la BNP”, entre otros.

-Concretamente. ¿Cuáles de estas obras ya están encaminadas?

-Dada la situación generada por la pandemia, uno de los retos de la BNP fue migrar sus propuestas hacia la multimodalidad; ello implica tener servicios virtuales y remotos que sigan incentivando la lectura, educación y cultura en los ciudadanos. Esta apuesta por la multimodalidad nace de la idea de que es la Biblioteca Nacional la que se debe acercar a los ciudadanos, especialmente en contextos como el actual.

En esta reingeniería de servicios podemos hablar de iniciativas como “Aló BNP”, el cual brinda servicios de lectura telefónica gratuita; el lanzamiento en 2020 y la continua actualización de contenidos de la Biblioteca Pública Digital; la renovación de la BNP digital, el rediseño del portal institucional, el servicio de consultas en línea, entre otros. En paralelo, se ha continuado con diversos programas y cursos gratuitos en línea, como el “Programa de Ciencias Sociales”, “Programa de Literatura Peruana”, los Encuentros Departamentales de Bibliotecas con personal bibliotecario, entre otros. También se implementó el servicio de recojo y delivery de libros a domicilio.

Asimismo, a medida que se abrieron espacios para el uso público y de acuerdo con los protocolos sanitarios vigentes, se han retomado servicios presenciales como la atención en salas de la sede San Borja y la GBPL de Abancay, así como en la EBPs ya reinauguradas. También contamos actualmente con dos bibliomóviles, unidades que brindan acceso descentralizado a libros y actividades de mediación de lectura uno ubicado en la ciudad de Lima y otro en Piura. Esta iniciativa acerca los servicios lectores al ciudadano en diferentes localidades del país, lo que incentiva el desarrollo educativo, lector y cultural en todos los peruanos y peruanas por igual.

Bibliomóvil de PiuraServicio delivery a casa

-La actual gestión fortalece el Sistema Nacional de Bibliotecas dada la importancia de la descentralización del libro y la lectura. Se modernizaron y abrieron bibliotecas en algunos distritos. ¿Qué les permitirá estas aperturas a las comunidades distritales?

-Las bibliotecas no solo deben ser entendidas como espacios de lectura, sino también como infraestructuras que permiten ejercer el derecho fundamental de acceso libre a la información. De esta forma, se garantiza el ejercicio de ciudadanía y se promueve una sociedad más democrática. En ese contexto, una de las primeras labores de la BNP ha sido formar canales de articulación intergubernamental con los gobiernos locales de diferentes regiones del país para mejorar los servicios bibliotecarios, como también para fortalecer la labor de los gestores bibliotecarios con diferentes herramientas.

Algunas de las acciones de la BNP dentro del eje de implementación y fortalecimiento del Sistema Nacional de Bibliotecas son los Encuentros Departamentales de Bibliotecas; los espacios digitales como el portal del SNB, el Registro Nacional de Bibliotecas, y el Centro de Recursos para la Gestión Bibliotecaria; las mesas de trabajo con las autoridades regionales y locales; el Plan de Capacitación para los gestores de bibliotecas; y el servicio de asistencia técnica a bibliotecas integrantes del SNB. La última acción implementada fue el despliegue de Gestores Territoriales de Bibliotecas, en mayo, quienes vienen realizando acciones en Puno, Huánuco, Ayacucho, La Libertad y Amazonas. Se tiene previsto un trabajo focalizado hasta en 200 gobiernos locales en una primera etapa. Por otro lado, hace pocos días se lanzó la convocatoria para el reconocimiento “Jorge Basadre Grohmann” 2021, que destaca las buenas prácticas bibliotecarias y la trayectoria.

-Más allá de que toda esta labor de modernización y aperturas de bibliotecas públicas y/o municipales genere conciencia sobre la importancia de su aporte cultural en tanto espacios de diálogo y encuentro, el tema de fomento a la lectura es vital. ¿Cómo observas este punto?

-De acuerdo con el Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes (PISA), en el 2018, Perú tuvo una leve mejora frente al 2015, subiendo tres puntos en su índice lector; sin embargo, todavía ocupamos el último lugar en Sudamérica, el puesto 64 entre los 77 países que participaron. Además, de acuerdo con la Dirección del Libro y la Lectura del Ministerio de Cultura (2019), el peruano promedio solo lee el 0,86 % de un libro al año. Estas cifras no son muy alentadoras, sobre todo porque el acceso libre a la información de calidad, uno de los pilares en la labor que realiza la BNP, es sinónimo de ciudadanía, y de una sociedad más democrática, tolerante e intercultural. Desde este punto, es indispensable el fomento a la lectura, desde espacios humanos que le faciliten a la ciudadanía poder ejercer sus derechos, investigar, analizar y reflexionar sobre diferentes sobre su historia.

Desde la BNP, la lectura se viene incentivando para todos los peruanos por igual; un ejemplo claro es la nominación de la institución al premio “Joy of Reading”. Este galardón, que se otorga el 3 de junio, destaca a la Biblioteca Nacional por sus esfuerzos a través de la sala Delfina Otero Villarán, dirigida a la comunidad de personas con discapacidad visual, ceguera o baja visión. Somos el único país de América que ha sido seleccionado, compitiendo con proyectos de Europa, África y Asia.

-Se impulsó también el fondo editorial. Además de la revista Libros & Artes que retomó su publicación con una buena factura de contenidos se sumaron una serie de publicaciones. ¿Qué novedades a propósito de los 200 años de la BNP y la celebración del Bicentenario nos ofrecerá Libros & Artes?

Como parte de la celebración de los 200 años de creación de la Biblioteca Nacional, presentaremos tres entregas de Libros & Artes, entre el 2021 y el 2022, dedicadas a repasar los principales acontecimientos en la historia de la institución. El primer número doble, que saldrá publicado este mes de junio, reúne textos que abordan sus años formativos hasta los fatídicos hechos sucedidos durante la ocupación de Lima por parte del ejército chileno. El segundo estará enfocado en los años que van desde la dirección de Ricardo Palma hasta la de Jorge Basadre tras el incendio que en 1943 afectó nuestra sede institucional, y será publicado en octubre de 2021. El tercero, que será publicado en mayo de 2022, tratará sobre las décadas recientes y se enfocará también en los retos que la institución tiene con miras a convertirse en una institución más moderna, vital, humana y cercana a la ciudadanía.

-Acuarelas, el álbum de José María Eguren es un rescate de suma valía. ¿Cómo surgió la idea de dar vida a esta importante publicación?

La colección editorial “Imagen y Memoria” surge en 2021 con el objetivo de poner al alcance de la ciudadanía en general el patrimonio artístico y fotográfico de la BNP. La colección está compuesta por dos series: Cuadernos y Postales. Con ellas, se busca democratizar el acceso a este tipo de materiales a través de ediciones en formatos asequibles y económicos. El álbum de acuarelas de Eguren es nuestro primer título, correspondiente a la serie de Cuadernos.

A lo largo del 2021 publicaremos, además, seis títulos más pertenecientes a la colección “Imagen y Memoria”: en la serie de Cuadernos publicaremos el álbum de miniaturas de Eguren; el álbum Praetoria que reúne las acuarelas de Pancho Fierro; el álbum “El racismo en la imagen”, con una variada selección de archivos fotográficos peruanos, y el álbum de grabados sobre costumbres y vida social en la colonia. Por otro lado, en la serie de Postales, publicaremos el álbum de Modas en el s. XIX; el álbum de Ex libris de la BNP; y un álbum sobre las tarjetas de visita.

Sebastián Salazar Bondy es un versátil autor: poesía, dramaturgia, ensayo… Sin embargo, poco o nada se visibiliza su labor de periodista, su pasión por la lectura y el papel de lector. La publicación de La odisea del libro en el Perú fue una forma de visibilizar esta faceta…

La publicación “La odisea del libro en el Perú” forma parte de la recientemente creada colección “Cultura Impresa”, cuyo objetivo es promover la reflexión en torno a los productos culturales, en particular el libro, que fueron posibles gracias a la aparición de la imprenta, como vehículos de transmisión de la cultura escrita, así como los efectos que las formas impresas de comunicación trajeron para el ser humano. El libro de Salazar Bondy recoge cerca de cuarenta artículos, escritos entre 1953 y 1965, que se incluyeron en los principales diarios y revistas de la época. En ellos, el autor reflexiona sobre la difusión del libro y sus implicancias en la formación del individuo y la ciudadanía desde la lectura, analizando también la labor de los editores y su lucha ante la presencia cada vez más influyente de los medios de comunicación, así como los derechos del escritor y su lugar en la sociedad. Todos estos temas siguen siendo de vital importancia en la actualidad, por lo que sus escritos no han perdido vigencia a pesar de las décadas.

Cabe mencionar que en 2021, se publicarán otros títulos de la colección “Cultura impresa”, como Las mujeres en la prensa, estudio a cargo de Evelyn Sotomayor; Las librerías en la colonia, de Alejandra Cuya; la Historia de la BNP, investigación de Marcos Garfias, y los festivales del libro en el Perú, de Juan David Murillo, todos ellos en la línea de fomento a la investigación; en la línea de rescate, además de los textos ya presentados, se publicarán reediciones de San Martín y su preocupación por la cultura, editado en 1961 por el Instituto Nacional Sanmartiniano, y Elogio del libro, de Alberto Tauro del Pino.

Finalmente. Javier Sologuren es también un buen articulista: ensayos y notas periodísticas. ¿Qué aportes nos brinda Al andar del camino?

Nos pareció importante destacar que Javier Sologuren, además de ser un autor representativo de la literatura hispanoamericana del siglo XX, miembro de la generación del 50 y conocido sobre todo por su faceta poética, fue un gran traductor, crítico de literatura y de arte, así como un editor cuidadoso que, a través de las ediciones de La Rama Florida, su sello editorial, aportó al reconocimiento de autores peruanos jóvenes en su tiempo. En este sentido, Al andar del camino busca recuperar y difundir entre el público más amplio, estas facetas poco conocidas del autor.

Periodista y fotógrafa. Siguió la carrera de Comunicación Social y Periodismo Económico. Laboró en los diarios La Voz, Síntesis, Gestión y en la revistas Oiga. Desde el 2010 labora en Lima en Escena.