“Estar”… Desde la mirada de Jorge Castro y Lizet Chávez

Director y protagonista nos hablan de esta importante obra de teatro virtual que el Británico estrena este sábado 24, viernes 30 de octubre y sábados 7 y 14 de noviembre. Entradas: 20 soles vía Joinnus ¡No se la pierdan!

Ella y él viven en países distintos. Llevan mucho más tiempo del imaginado sin que la apertura de sus fronteras coincida y puedan encontrarse. Hasta que, por fin, ahora, parece que esto ocurrirá. No saben cuánto dure abierto ese umbral. Si alguno cruza hacia el otro lado, puede que luego no pueda retornar. Pero si ninguno lo atraviesa, ¿tal vez se cierre de nuevo y no se vuelva a abrir más?… Hoy solo buscan vencer la distancia e imaginar que pueden tocarse a través de la pantalla. Deseo, anhelo y extrañeza se confunden. Y lo que comienza como un desnudamiento del cuerpo termina siendo un desnudamiento de algo más. Algo que ella hoy se atreve a abrir.

El BRITÁNICO presenta su tercera puesta en escena virtual “Estar”, escrita y dirigida por Jorge Castro y protagonizada por Lizet Chávez. Este nuevo estreno es una pieza de amor, distancia y revelaciones. Es una propuesta intimista desde la forma en que se ha planteado la dramaturgia, la convención de la ficción y el estilo de actuación. Ha supuesto una exploración a profundidad del naturalismo. Al respecto Lima en Escena charló con el director y la protagonista.

Sobre la puesta en escena virtual

Jorge Castro: “Estar” no es una obra sobre la pandemia. Es una pieza cuyo contexto es la pandemia y en ella ocurre la historia, no de manera específica, pero sí se ve afectada por este momento. Se viven situaciones en un estado de dificultad mayor. Sin ser explícita, la pieza reflexiona sobre un universo en donde encontrarse unos con otros es difícil. Cualquier movimiento de encuentro, no es un movimiento ligero, en todo caso, este se vuelve más decisivo. Es la historia de dos personas cuyo vínculo íntimo está afectada en su desarrollo por un entorno que pone distancia. El tema del amor a distancia no es un tema propio de este contexto, sin embargo, éste se agudiza, se hace más frecuente. Desde ese lado, desde ese punto, la obra habla de las cosas que nos vienen pasando en un mundo en pandemia.

Romance virtual y la parafernalia en torno a las relaciones en línea. ¿Estamos inmersos en una telaraña?

Jorge Castro: Los vaivenes de un romance en línea o las relaciones románticas online son una realidad en una coyuntura a la que hemos sido empujados a relacionarnos e interactuar de esta manera. Ahora sexualizamos en línea. Sobre este punto específicamente nos cuestionamos: ¿a qué le llamamos real? ¿lo virtual es real? ¿qué dimensión real tiene la virtualidad? ¿nos sentimos más reales en la virtualidad? ¿qué es real? ¿cuánta realidad puede tener el desarrollo de una relación virtual? o ¿cuánta realidad le puede faltar?… Son preguntas que surgen en un lugar desprejuiciado. Es justamente en esta especie de telaraña en la que el mundo está atrapado.

Pienso en la palabra virtual en tanto es un tema impuesto y es curiosa la palabra telaraña en tu pregunta. La telaraña se te pega y te deja esa sensación que está sobre ti incluso cuando ya no la tocas. Es una especie de distorsión de la sensación en el contacto. Hay algo de telaraña en todo lo que hablamos en la obra. Hasta qué punto es real este contacto. ¿Cuándo lo virtual es un simulacro de…?, ¿es otro tipo de dimensión?…

Todo esto es una suerte de espacio transicional -de transición- entre lo tangible y lo imaginario. Este punto me recuerda a la película Martín (Hache). El papá tiene un amigo. En algún momento este habla con el hijo. Este es un hombre, sexualmente activo y le dice al chico que lo fascinante de tener relaciones sexuales es que el no tiraba con cuerpos sino con mentes. En el universo virtual también hay algo sobre este tema. ¿La virtualidad sostiene esta teoría? ¿Es poderosa? Ojo, la obra no pretende dar respuestas sobre estas preguntas.

El teatro durante la pandemia

Jorge Castro: Cuando la pandemia global llegó no reflexioné sesudamente sobre la idea de estar dispuesto a trabajar en teatro desde la virtualidad. No me sentí convocado por este dilema y menos por la necesidad de categorizar temas, cosas. Cuando empezó la pandemia global no tenía las ganas -no se me ocurrió nada- de desarrollar un trabajo en este formato. No me resultaba apetitoso. No se me ocurrió nada. Asumí que nos tocaba detenernos. Incluso me pregunté cuál es la prisa…

Quizá por contar con otra especialidad y laborar en esta me tomé la licencia de detenerme en la escénica, de pensar… Sin embargo, llegó el momento de retomar mis labores en la escena. Apareció la idea, las ganas de jugar con el juguete. Trabajar un personaje y su encuentro con otro a través de la pantalla. Esta inquietud surgió desde la naturaleza del soporte, que me motivó a escribir la obra en este formato. Fue una nueva experiencia, una nueva forma de explorar en el universo virtual. Todo a nivel de tono, de clave, de naturalismo. Esta obra es una oportunidad de exploración.

La protagonista nos habla de “Estar”

Lizet Chávez: En la obra asumo el papel de una chica que tiene una relación a distancia. Ella y el no se pueden ver porque las fronteras están cerradas. No se conocen físicamente porque la relación surgió en línea, en el universo virtual. A través de este monólogo se reflexiona sobre lo que nos imposibilita a hablar de lo que sentimos. Este proceso es singular porque el dramaturgo y director Jorge Castro escribió la obra en base a improvisaciones. Jorge empezó a darme los temas y con estos empecé a trabajar. Hablar sobre el amor en tiempos de pandemia y la imposibilidad de sostener una relación con quien deseas establecer un vínculo de pareja.

Pandemia y teatro

Lizet Chávez: Al inicio de la pandemia -al igual que mis compañeras y compañeros- me quedé sin trabajo. Todos mis compromisos laborales se vinieron abajo. En ese momento me pregunté ¿y ahora qué? Felizmente surgieron algunas propuestas. Esta obra, por ejemplo, la empecé a ensayar sin saber dónde la íbamos a estrenar. La trabajé hasta el punto en que surgió la propuesta del Británico y estrenamos mañana. Este monólogo es diferente a todo lo que trabajé hasta el momento. La dramaturgia, los ensayos. Ensayé en mi cuarto. Me gustó hacerla en mi habitación porque es un espacio íntimo. La intimidad que se produce a través de la pantalla es única. La obra se argumenta en una charla, una conversación vía Zoom lo cual le da un nivel de realismo porque la historia surge de la misma manera. Es una pieza íntima, personal en la que se vuelcan sentimientos de soledad, de miedo, lejanía, ganas de tocar a alguien. Temas que me pasaban a mí también.

No tengo conflictos con el formato. Asumo que es una nueva experiencia. Las actrices, los actores, las directoras y directores, estamos deseosos de crear. Justamente, esta necesidad de crear nos condujo a las pantallas de las computadoras y aquí estamos. Así nació este proyecto.

¿Qué implica vivir en virtualidad?

Lizet Chávez: Por más que literalmente estemos todo el día frente a la pantalla, la virtualidad no sustituirá jamás el contacto humano. Todos estamos inmersos en esta crisis sanitaria. Me preocupa las consecuencias en el tema de salud mental que producirá. La lejanía es un tema doloroso. Hacemos lo que podemos y esta bien, sin embargo, es frustrante, doloroso. Vivimos en una etapa de susto. Tener miedo de acercarte a la persona que quieres es literalmente terrible. Espero que todo esto pase pronto. Cuando se normalicen las cosas estaremos tan aburridos de la pantalla que lo primero que desearemos hacer es salir a las calles, abrazarnos y tocarnos. Todo lo virtual agota. Las redes son agotadoras y jamás se van a comparar con el contacto humano. Ahora, valoramos, se valora la presencialidad en el día a día, en el teatro.

Sobre Jorge Castro Fernández 

Dramaturgo, director y psicoterapeuta de orientación psicoanalítica. Comenzó su quehacer como director en 1997 con Ilusos, montaje ganador del Segundo Festival de Teatro Peruano Norteamericano. Desde entonces ha combinado la dirección y la dramaturgia. Ha dirigido Caballito del diablo de Fermin Cabal (1999), escrito y dirigido Desvío 2 (2004, inspirado en el cuento “El falso autostop” de Milan Kundera), dirigido Traición de Harold Pinter (2006), escrito y dirigido No pasa nada (2008), co-dirigido Aeropuerto de Gino Luque (2011), dirigido y co-escrito Astronautas (Versión 2011 y 2018), escrito y dirigido Drácula (2012, adaptación teatral de la novela de Bram Stoker), escrito Newmarket, un suburbio muy al Norte (obra ganadora del 2do premio del Concurso de Dramaturgia Peruana “Ponemos tu obra en escena”, que fue puesta en escena en el año 2012), dirigido Edipo Rey de Sófocles (2015) y escrito el guión de la película “Norte” (2019, basada en su obra teatral “Newmarket”).

Ha participado con la obra Desvío 2, en el Festival de testro de Puerto Mont – Chile (2005) y el Festival de Manizales – Colombia (2005). Con la obra “Astronautas” en el Festival Internacional de Artes Escénicas de Lima FAEL (2012), en el Festival Sala de Parto – Lima (2018), en el FAE Lima (2019) y ha sido inivitado por el FINTDAZ de Iquique/Chile (2020). Ha sido becado en el año 2001 por el Ministerio de Educación y Cultura de España para participar del “Curso de Dramaturgia y Dirección teatral para jóvenes profesionales de Iberoamérica”, y en el año 2014, por la Fundación Carolina, para llevar el “Curso de De sarrollo de Proyectos Cinematográficos Iberoamericanos”, ambos cursos realizados en Madrid, España.Ha conducido el taller de dirección teatral “BIOPSIA”, en el marco de los talleres del Teatro La Plaza (2016 – 2017). Actualmente está desarrolando el guion adaptado para el cine de su obra teatral “Astronautas” (a filmarse realizada por la productora Señor Z).

Sobre Lizet Chávez

Actriz y comunicadora social. Egresada de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad San Martín de Porres. En teatro se ha formado con Roberto Ángeles, Alberto Ísola, Ricardo Morán, Denisse Dibós y en la Escuela Internacional de Teatro Jacques Lecoq de París. Ha trabajado como actriz en montajes teatrales como: La celebración, El retrato de Dorian Gray, Eclipse total, Flora Tristán, Noche de reyes y Drácula. En cine ha trabajado en Píxeles de familia, 7 semillas y Las mejores familias.

“Estar”
Producción: Teatro Británico
Días de estreno: 24 y 30 de octubre, 07 y 14 de noviembre
Horario: 9:00 p.m.
Precio: 20 soles
Entradas: Joinnus