Cecilia Podestá: “Contamos con La casa de cartón en su primera edición ilustrada”

Máquina Purísima en coedición con Revuelta Editores acaba de publicar el primer libro del escritor Martín Adán en formato artesanal e ilustrado constituyendo esta novísima presentación una noticia de envergadura para el segmento editorial independiente

La artística edición de La casa de cartón (Máquina Purísima/Revuelta Editores, 2020), ha modernizado la ortografía para facilitar la lectura de los 39 capítulos que ahora vienen con corchetes para identificarlos uno a uno. Las ilustraciones corresponden al pintor Enrique Polanco cuyos óleos han sido creados especialmente para homenajear una de las obras más importantes de la literatura peruana. Precisamente, la poeta y editora Cecilia Podestá, nos informa algunos detalles de este nuevo formato de la ópera prima del poeta vanguardista Martín Adán cuya primera edición se publicó en el año 1928.

 

-Cecilia, La casa de cartón es un libro significativo, histórico. Ahora cobra vida en un nuevo formado, una original presentación…

– Usualmente publico poesía, pero La casa de cartón es un libro que me ofrece la posibilidad de leerlo en poesía y narrativa. Es un texto sublime escrito por un chico visionario que se expresó libremente y en múltiples lenguajes. El autor no consideró este libro como una novela. En una entrevista dijo que se trataba de postales sobre pasajes de su niñez en su pequeño barrio de Barranco.

– ¿En qué momento decides diseñar este nuevo y artístico formato ?

-Esta idea empezó hace algunos años cuando trabajé en La Mula y le hice una entrevista al pintor Enrique Polanco. En esa ocasión, Enrique me envió las fotos de Herman Schwarz Ocampo de todos los cuadros que pintó sobre La casa de cartón. Una colección de 10 imágenes que están en el libro ahora. En ese momento, te hablo de hace cinco años atrás, soñé con editar La casa de cartón con las fotos de los óleos de Enrique. Pasaron los años y finalmente concreté este anhelo editorial. Ahora La casa de cartón figura en Máquina Purísima como parte de su catálogo y en una de sus primeras ediciones ilustradas.

-Cuéntanos sobre el proceso de edición. La primera se publicó con el prólogo de Luis Alberto Sánchez y el colofón de José Carlos Mariátegui. ¿Conservan estos textos?

– ¡Claro! Para trabajar esta novísima edición ilustrada tomamos en cuenta la primera edición del libro. Pese a tratarse de un texto vanguardista se corrigieron un sin número de errores ortográficos típicos de la época. Justamente, por la cantidad de erratas, Martín Adán pidió desaparecer el libro en su época. Volviendo a tu pregunta. Esta edición mantiene la dedicatoria a José María Eguren, el prólogo de Luis Alberto Sánchez y el colofón de José Carlos Mariátegui. Se incluye además el texto “La vida en contemplación”, de Jorge Coaguila, por Revuelta Editores, coeditor de este título.

-Es el rescate de un libro vanguardista de suma valía en la historia de la literatura peruana…

-Así es. La casa de cartón destaca por las características del texto. Es absolutamente vanguardista. Los lectores dialogan con el texto e historias desde todos sus estilos. Con Máquina Purísima dialogamos con este bello título desde una propuesta visual a través de las ilustraciones de Polanco y la manufactura hecha a mano.

-Para los lectores y el público este nuevo formato es una importante noticia. ¿Ya circula en las librerías locales?

-El libro llega a las librerías la semana que viene. Prácticamente todos los ejemplares están solicitados. Estamos complacidas por la demanda lo cual nos invita a comprometernos con el trabajo de una nueva edición en papel de algodón. Este proyecto será para ejecutarlo a fines de años. Una segunda y arriesgada edición. Deseamos continuar dialogando con el autor. Cuando uno lee, ilustra, edita un libro, habla constantemente con el autor…

Máquina purísima editores presenta su última edición en 199 ejemplares numerados. La casa de Cartón de Martín AdánPedidos: 942 042 772#lacasadecarton #martinadam #literatura #editorial #libreria #poesia #enriquepolanco

Posted by Máquina purísima on Wednesday, July 29, 2020

-Maquina Purísima se distingue por ser un sello que produce libros hechos a mano. Hagamos un poquito de historia. ¿Cómo surgió?

-Maquina Purísima tiene un antecesor: Tranvía editores. Empecé a editar sin saber cómo era realmente el oficio, el mercado a largo plazo. No tenía la mínima idea que este oficio se convertiría en mi vida. Tranvía Editores fue realmente una experiencia veloz, intensa, ardua. Literalmente un tranvía sin frenos. Fue el descubrir del mundo de las imprentas del centro histórico. Una experiencia sumamente agotadora. Cerré ese ciclo, descansé y retomé con Máquina Purísima hace cinco años. Un trabajo más pausado, más ordenado. Nuestro catálogo cuenta con 16 títulos. Editar un libro te conlleva a tener una relación personal con el autor. Por lo general edito poesía porque es el lenguaje con el cual me identifico. Es una labor que amo.

-Ser editora de un sello independiente no es nada rentable…

-No tengo pretensiones económicas. Muchos trabajan para comprarse una casa o un carro. No es mi caso. Vendí mi casa y mi carro para hacer mis libros. Lo mío es mantener una relación íntima con mis libros. Un vínculo de lenguaje, de plástica, de diseño artesanal. Máquina Purísima completa mi relación con el mundo y con las personas a través de los libros artesanales.

-Máquina Purísima cuenta con un catálogo de autores peruanos clásicos y emblemáticos. ¿Es un tema de mantenerlos activos…?

-Sí… Son autores que me han deslumbrado. Con ellos he visto la luz y la oscuridad. En general, mi relación con todos los autores de Máquina Purísima se vuelve tan intensa al manufacturarlos que eventualmente suceden accidentes. Cuando edité 5 metros de poemas, Carlos Oquendo de Amat quemó mi taller. Ahora lo veo como una broma, pero en su momento fue complicado. Intento además plantear una propuesta experimental que va más allá de lo artesanal. Carlos Germán Belli, Rodolfo Hinostroza y Leopoldo Chariarse, escribían sus textos a mano. Precisamente, con algunos de esos originales hice sus libros. Escribo sus textos a mano también. Este trabajo me da sus rastros para seguir sus procesos creativos.

-Cecí, imagino que la llegada de la pandemia global retrasó la publicación del libro.

-Antes de la cuarentena los interiores de La casa de cartón ya estaban impresos. La espera por la cuarenta fue larga y terrible. Para nosotros todo fue y es durísimo. Perdí amigos y familiares. Este tema de la cuarentena para mi ha sido difícil. Toqué fondo. Pensé que nunca pisaría de nuevo una imprenta. Ahora, en la nueva normalidad, retomé mis labores con las imprentas. Algunos imprenteros ya no están. Otros están enfermos. Es un segmento de la población vulnerables también. Todo esto me afectó…

-Debemos seguir, ¿no?

-Terminar La casa de cartón post cuarentena y en plena pandemia es volver a creer que todo puede funcionar nuevamente pese a vivir en medio de los enfermos y los muertos. Son mundos paralelos con los cuales hay que convivir y seguir adelante.