Alexiel Vidam: “Mi libro es una crítica a los usos irresponsables del conocimiento”

La autora de la novela Crónica del Nuevo Génesis nos ofrece un paneo de su vínculo con la literatura y da algunos alcances sobre su último título

La escritora y académica peruana Alexiel Vidam publicó la novela Crónica del Nuevo Génesis, una distopía bélica en la cual la Tercera Guerra Mundial cambió el mundo por completo. Los países se enfrentaron por conocimientos científicos para alterar molecularmente a los seres humanos. Ciudades, países desaparecieron y fue necesario establecer nuevas fronteras y nuevo calendario: el Nuevo Génesis. En la actualidad las ciudades del mundo se ven aterrorizadas por zombis. Según las Nuevas Naciones Unidas y su organización Genius –dedicada a restablecer la paz entre las naciones y a velar por el desarrollo científico–, el responsable es el grupo terrorista Knights. Alexia Barich es una adolescente que descubre que ha sido víctima de experimentos cuando era niña. Ella terminará en las filas de los Knights y, gracias a sus poderes, será fundamental en el desarrollo de la guerra.

Para charlar al respecto, Lima en Escena entrevistó a la escritora Alexiel Vidam.

-Alexiel, para ubicar a mis lectores, ¿cómo surgió tu vínculo con la escritura?

-Mi contacto con el arte, especialmente con el mundo de las historias, empezó desde muy temprano. Cuando yo era niña, mi abuela, que era una mujer muy culta, me enseñaba muchas cosas: historias, canciones, datos históricos, poemas… Además de ello, mi padre tenía la costumbre de leerme cuentos antes de dormir. También teníamos un juego que consistía en que él decía una palabra y yo debía inventar una historia a partir de ella; luego él soltaba otra palabra y yo debía continuar la historia con esa nueva palabra. Otra influencia importante en esos primeros años fue una serie llamada “El narrador de cuentos”, en la cual se adaptaban relatos de mitos griegos, celtas y nórdicos. Esa serie me inspiró a crear, desde muy temprano, mis primeros relatos inspirados en mitología.

-Sabemos de tu extensa labor como crítica de cine y académica, sin embargo, en materia literaria, ¿cómo decides optar por el género de la Ciencia Ficción ya que conocíamos más sobre tu labor de poeta?

-En realidad, me considero una escritora multifacética. La narrativa llegó a mí incluso antes que la poesía; escribo cuentos desde que estaba en primaria; la poesía me atrapó en secundaria, una vez que descubrí a los poetas malditos.

Siempre me he retado a escribir diferentes géneros literarios. En cuanto a historias, he probado con el realismo mágico, el realismo, el realismo sucio, el misterio, la fantasía… y la ciencia ficción que es un género que me apasiona, porque te permite especular acerca del futuro y de las consecuencias del uso de ciertas tecnologías o avances científicos. En cuanto a material audiovisual, de hecho, consumo mucho contenido de este estilo en formato de película, serie o animación.

En la literatura, siempre me he sentido atraída por el género de ciencia ficción distópica, especialmente después de haber leído 1984, Un mundo feliz, La naranja mecánica y Farenheit 451. Es un tipo de historia en la que me siento bastante hábil, y la he desarrollado bastante últimamente.

-Centrémonos, en tu nuevo libro Crónica del Nuevo Génesis. Si bien estamos ante una distopía bélica, el tema central es un tema recurrente en el cine (en sus diversos géneros no necesariamente Ciencia ficción): la alteración molecular de individuo humano. Háblanos sobre este vínculo, este tejido.

-He estado muy relacionada con el subgénero de distopía cyberpunk, especialmente por influencia de la animación japonesa, pero también de películas como Blade Runner. En este tipo de relatos, la invasión del cuerpo y la alteración genética son cosas del día a día, así como las conspiraciones y el contraste entre un altísimo nivel tecnológico y un bajo nivel de vida.

La idea para CNG, de hecho, surgió cuando tenía 14 años. Estaba en secundaria y en una clase del colegio se habló sobre los experimentos humanos que se llevaron a cabo en el contexto de la II Guerra Mundial y la Guerra Fría. Esa información me dejó muy impresionada. Por aquel entonces andaba muy pegada con los animes que pasaban por Locomotion (el desaparecido canal de cable), especialmente por Evangelion, Akira, Ghost in the Shell y Bubblegum Crisis. Sentí que la información histórica que acababa de obtener se prestaba para crear un universo como el de las series y películas animadas a las que era tan aficionada. Por aquel entonces, además, ocurrió el atentado el 11 de septiembre, de modo que las teorías conspirativas también llenaron el ambiente y sirvieron en mi proceso creativo.

-Los acontecimientos que se suceden en el libro nos llevan a la protagonista principal Alexia Barich, una adolescente víctima de experimentos cuando era niña y líder del grupo terrorista Knights. Poseedora de poderes inusuales jugará un rol predominante en este conflicto. Cuéntanos, sobre la construcción de este personaje…

-Alexia está inspirada en el yo adolescente que quedó biquiabierto en esa clase del colegio en que se habló de los experimentos humanos reales. Como buena adolescente rebelde, Alexia es una joven cuestionadora y con bastantes problemas para relacionarse con la gente, especialmente al inicio de la novela. Tiene carácter agresivo y una mirada pesimista de la vida; ella no está interesada en “hacer el héroe”, sino en reencontrarse con su hermano desaparecido.

El personaje, además, se ha formado en un hogar disfuncional y en medio de un contexto social sumamente violento. De pronto, se ve dotada de una serie de habilidades especiales. Estos factores llevan a que, durante la primera mitad del relato en particular, sea un personaje sediento de reconocimiento y aceptación, aunque se esfuerce en demostrar que nada le importa.

En estos todos estos rasgos guarda cierta similitud con algunos antihéroes de anime, como Shinji Ikari y Asuka Langley Souryu de Evangelion, Heero Yuy de Gundam Wing, Kamui Shirou de X-1999 o Setsuna Mudou de Angel Sanctuary.

– Se dice que la escritura: ficción o poesía tiene su dosis política. ¿De qué manera tu libro dialoga con los acontecimientos socio políticos globales?

-CNG critica la forma en que los medios y las conspiraciones políticas manipulan la información al punto en que la verdad se vuelve completamente confusa e inaccesible. También presenta una visión pesimista y, a mi parecer, bastante real, acerca de cómo funciona el mundo, pues incluso a quienes llegamos a considerar los “héroes”, se ensucian las manos, cometen errores fatales y deben moverse en una constante zona gris que les plantea la incesante pregunta de si acaso el fin siempre justifica los medios. CNG, además, es una crítica a la guerra –una realidad en la que la distinción entre “buenos” y “malos” no existe–, y a los usos irresponsables del conocimiento, que pueden llevar a la propia degradación o incluso a la destrucción de la humanidad.

ETIQUETAS: