Víctor Jara eterno…

En Chile se llevará a cabo un homenaje al popular trovador quien dos meses antes de su partida física estuvo en el Perú invitado por el entonces Instituto Nacional de Cultura (INC)

Músico, cantautor y director de teatro, Víctor Jara, es una de las personalidades más importantes de la cultura de Chile y de América Latina. Guitarrista y compositor notable, fue uno de los ejes del movimiento de la Nueva Canción Latinoamericana. Su música y sus composiciones siguen incólumes. Temas como “El derecho de vivir en paz”, “Ni chicha ni limoná”, “Las casitas del barrio alto”, “Te Recuerdo Amanda”, “Plegaria A Un Labrador”, entre otros, ahora forman parte de los repertorios de músicos e intérpretes de las nuevas generaciones. Han pasado 45 años de su triste y lamentable partida física, sin embargo, su figura y legado musical sigue vigente. Lo cantan en diversos idiomas y en diferentes puntos del globo.

Desde el Perú, país con el cual Víctor Jara tuvo un profundo vínculo a propósito de su visita a las ciudades de Lima y Cusco, invitado por el entonces Instituto Nacional de Cultura (INC), nos sumamos a los múltiples homenajes que se le rinde, entre los cuales destaca la VI edición de “Mil Guitarras para Víctor Jara”, evento que se celebrará el 22 se setiembre en la Plaza de La Paz de Recoleta, frente al Cementerio General de Santiago, en el que reposan los restos del popular cantautor. Este año, el homenaje estará dedicado a “Canto Libre”, el quinto álbum del cantautor, que contiene temas emblemáticos de su creación como “Angelita Huenuman”, “La Pala” y “Canto Libre”, que da nombre al disco.

Fragmentos del artículo que escribió Víctor Jara sobre su visita el Perú

Fuente: Lima en Escena

Exponente de la canción popular chilena

De humilde origen campesino, Víctor Jara nació el 28 de septiembre de 1932 e inició su carrera artística como integrante de un teatro de mimos y del grupo folclórico “Cuncumén” mientras estudiaba teatro en la Universidad de Chile. Poco después de su muerte, su creación musical fue interpretada por diversos grupos y cantantes de trayectoria como el grupo Quilapayún, Los Machucambos, Mercedes Sosa, la finlandesa Aija Saijonmaa, Peter Gabriel, entre otros. Considerado, junto a Violeta Parra y Patricio Manns, uno de los más grandes exponentes de la canción popular chilena, Víctor Jara fue también un destacado director de teatro, que alcanzó el éxito y el reconocimiento de la crítica con obras como “Fulgor y Muerte de Joaquín Murieta”, con textos de Pablo Neruda.

Su partida

Víctor Jara, fue detenido el 12 de septiembre de 1973 por los militares que el día anterior habían derrocado al presidente chileno, Salvador Allende, y fue llevado junto a miles de otros presos a un estadio techado. En ese recinto, que hoy lleva su nombre, sufrió cuatro días de torturas que incluyeron la quema de sus manos, despedazadas a culatazos hasta que fue asesinado de 44 balazos.

“Somos 5.000 en esta pequeña parte de la ciudad… cuántos seremos en todas las ciudades y en todo el país. Solo aquí 10.000 manos siembran y hacen andar las fábricas. ¡Cuánta humanidad con hambre, frío, pánico, dolor, presión moral, terror y locura!”, escribió el artista durante su cautiverio en un pequeño papel rescatado por un prisionero sobreviviente. Su cuerpo, fue abandonado detrás de un cementerio en el área suroeste de Santiago y reconocido por su viuda, Joan Jara, el domingo 16 de septiembre de 1973 en el Servicio Médico Legal (SML).

Los militares la obligaron a sepultarlo inmediatamente, en una anónima ceremonia de la que sólo participaron ella y un amigo. “Estaba torcido, tenía las manos quebradas y muchos impactos de bala”, testimonió la viuda en su libro Víctor Jara, un canto truncado. “Fue torturado por funcionarios del Ejército y ejecutado por sus captores el día 15 de septiembre”, consignó el Informe Rettig, que documentó las violaciones a los derechos humanos cometidas durante la dictadura militar chilena que encabezó el general Augusto Pinochet (1973-1990).

Justicia largamente esperada

Más de cuatro décadas después de su asesinato por la dictadura de Augusto Pinochet, los tribunales chilenos hicieron finalmente justicia con Víctor Jara. Ocho exmilitares implicados en el asesinato del trovador fueron juzgados por los tribunales de ese país y condenados a 18 años de prisión. La decisión fue adoptada por una Corte de Apelaciones encabezada por el ministro Miguel Vázquez Plaza y creada para las causas pendientes por las violaciones de los derechos humanos durante el gobierno militar.

Joan Turner, la viuda del trovador, creó la Fundación Víctor Jara para rescatar la obra y preservar la memoria del autor de “Te recuerdo Amanda”, “Cuando voy al trabajo”, entre otras conocidas canciones que pertenecen a la cultura popular latinoamericana. La organización fue legalizada en octubre de 1993, luego de celebrar varios actos públicos para promover y mantener viva la obra de Jara.

Fuentes: El Mundo y El Nuevo Diario 

Periodista y fotógrafa. Siguió la carrera de Comunicación Social y Periodismo Económico. Laboró en los diarios La Voz, Síntesis, Gestión y en la revistas Oiga. Desde el 2010 labora en Lima en Escena.