Mariemma Mannarelli: “Ahora se rechaza a las mujeres en el espacio público”

En el marco de la FIL 2018, esta noche se presenta “La domesticación de las mujeres” (La siniestra ensayos, 2018), de la reconocida historiadora, feminista, y actual directora de la Biblioteca Nacional del Perú: Mariemma Mannarelli. Este libro reúne un conjunto de investigaciones históricas donde se analiza la naturaleza de la regulación de la sexualidad, en una sociedad jerárquica y patriarcal como la peruana de los siglos XVI y XX.

Esta domesticación de las mujeres, se desarrolló en el marco de un Estado y un espacio público, que vigilaba y sancionaba de forma violenta el comportamiento sexual de las ciudadanas, en base a valores políticos patriarcales, procedentes en muchos casos, de ideologías religiosas y excluyentes. Al respecto Lima en Escena charló con la autora. Fotos: Rosana López Cubas.

-Mariemma, la presencia de los libros sobre violencia de género es uno de los hechos más relevante de la FIL de Lima 2018 a punto de terminar. ¿Qué opinas al respecto?

-Justamente a mí también me llamó la atención la oferta de títulos y la presencia de autoras de diversas especialidades que han escrito sobre violencia de género. Igualmente, las mesas de reflexión. Definitivamente estamos ante una ola de publicaciones de mujeres, de voces femeninas críticas cuyos textos los puedes apreciar a lo largo de toda FIL lo cual me parece bueno.

-¿A qué le atribuyes este interés de parte de las editoriales y los lectores por estos temas?

-En el Perú este interés o demanda por estos libros se debe en gran medida a la aceleración de la presencia de la mujer en los espacios públicos. Mujeres y colectivos feministas con ideas propias. Los colectivos patriarcales también. Todo este fenómeno es una respuesta a los feminicidios, al horror que nos produce la impunidad.

-“La domesticación de las mujeres”, es tu nuevo libro y lo publicas después de algunos largos años. La variante de este título es que está en un lenguaje amigable.

-Sí. Los libros que publiqué hace algunos años atrás han sido prácticamente monográficos. Te hablo de Hechiceras, beatas y expósitas: mujeres y poder inquisitorial en Lima, Pecados públicos: la ilegitimidad en Lima, siglo XVII o Limpias y modernas: género, higiene y cultura en la Lima del novecientos. La domesticación de las mujeres, reúne un conjunto de ensayos de publicaciones de los últimos 15 años que abarcan investigaciones del siglo XVI, XVII, hasta el siglo XX. Es un libro amigable.

-Estudios sobre la naturaleza de la regulación de la sexualidad en una sociedad patriarcal.

-Son ensayos contemporáneos. Repasa una serie de conceptos que revisé durante diversos momentos de mi investigación. Estos se publicaron para dar a conocer hallazgos y retos de los movimientos feministas, problemáticas no resueltas que traban la concreción de nuestros derechos, los procesos de nuestras luchas como mujeres y como movimiento en las casas, en las calles, en la academia.

-Hasta qué punto tu libro dialoga con los temas de violencia de género actuales.

-El tema de la violencia de género ha atravesado todas estas reflexiones contenidas en el libro. En la sociedad colonial el ejercicio del poder era constitutiva. La autoridad se ejercía a través de la violencia. Esta violencia era legitimada, regulada, aceptada, ejercida. Los superiores eran tales porque ejercían la violencia. Una acción del superior era ejercer el castigo físico. Es en esta tradición que se inserta la violencia en contra de las mujeres hasta llegar al feminicidio.

-Ahora las mujeres se sublevan en respuesta a los crueles actos de feminicidios.

-El cuestionamiento de las mujeres de manera individual o grupal a estas formas tradicionales de ejercicio del poder se está concretando. Cada vez se hace más público. Siempre hubo resistencias y cuestionamientos pero no elaborados públicamente como ahora. Cuando estas resistencias se trabajan de manera pública son otras las reacciones.

-Esto se cristaliza también con las luchas por legalizar el aborto.

-Por supuesto. Cuando las mujeres abortan clandestinamente nadie se inmuta, sin embargo, cuando se pide la legalización del aborto todo el mundo salta.

-Como sucede aquí o en paralelo en Argentina y Chile.

-Exacto. Aquí nadie deja de dormir porque al día mil mujeres han abortado de manera clandestina. Cuando las mujeres entran al espacio público se remece todo y las sociedades patriarcales se violentan.Ahora y de manera abierta se rechaza a las mujeres en el espacio público.

-Una pregunta a la Mema feminista. ¿Qué opinas de los colectivos que se alzan de manera radical cuando suceden todos estos episodios de violencia de género?

-Es lo mínimo que podemos hacer. Salimos a las calles por todo este horror que vivimos por la ola de feminicidios. Es un asunto de resistencia frente a esta imposición de formas violentas de dominio en el plano sexual, en el núcleo familiar…

-Hasta ahora no decidimos por nuestros cuerpos.

-Lamentablemente no. Desde que amanecemos y nos miramos al espejo no lo hacemos con libertad. Siempre pensamos cómo hacer para no proyectar miradas desde el ojo de la violencia patriarcal.

-Los colectivos se pronuncian por las redes y en las calles. ¿Cómo observas estas luchas?

-Es difícil estar al margen y no hacer resistencia. Las resistencias, las formas de oposición, las formas de desmontar las nociones dominantes de mirarnos, de sentirnos, de actuar, están vinculadas a la relación y desencadena una tensión permanente. Lo maravilloso de los colectivos es que pueden contar con un espacio formado por personas con quienes se puede generar ideas, se puede compartir con otras mujeres para afrontar la tensión que se vive en la sociedad actual.

-El patriarcado se vulnera con las manifestaciones de las mujeres.

-Rotundamente. La apuesta de las mujeres por la libertad, la apuesta por salir a las calles para ir a una biblioteca, a un bar, a una discoteca a reunirse con sus amigas, despierta una notable inseguridad en los hombres quienes ven toda esta resistencia como una forma de socavar sus dominios tradicionales. Precisamente en esta reivindicación por los derechos de las mujeres el Estado debería mediar pero no lo hace. El Estado debería decirles a los hombres que las mujeres tienen los mismos derechos que ellos.

“La domesticación de las mujeres”
Presenta: Guillermo Nugent
Día: sábado 04 de agosto a las 6:00 pm
Sala: Abraham Valdelomar