Los 80 años de la Asociación de Artistas Aficionados

Para celebrar este significativo aniversario Lima en Escena entrevistó a la directora ejecutiva Ximena Arroyo y al programador de las actividades artísticas Omar del Águila. En junio será la fiesta central. Están todos invitados.

Una de las instituciones culturales más emblemáticas de nuestra ciudad, la Asociación de Artistas Aficionados (A.A.A.), cumple 80 años de vida. Cantera teatral de las figuras más relevantes de los albores del teatro peruano como Luis Álvarez, Ricardo Blume, Ricardo Roca Rey, Saby Kamalich, entre muchos más, celebra su onomástico con un nutrido programa de actividades el cual contempla el estreno de fragmentos de sus obras más importantes, la inauguración de una exposición de fotos y la publicación de un libro que recoge su historia a lo largo de sus 80 años de vida.

En lo referido al teatro, del 08 al 17 de junio, se presentan las obras Muerte de Atahualpa/Bernardo Roca Rey, La voz humana/Jean Cocteau, El diario de Ana Frank/ Frances Goodrich y Albert Hackett y Las brujas de Salem/ Arthur Miller. Asimismo, del 22 de junio al 1 de julio, el público podrá apreciar los clásicos La vida es sueño/ Pedro Calderón de la Barca, Romeo y Julieta/ William Shakespeare, Collacocha/Enrique Solari Swayne y Panorama desde el puente/ Arthur Miller.

-Ximena, la Asociación de Artistas Aficionados cumple 80 años. Alejandro Miró Quesada, Manuel Solari Swayne y Percy Gibson Parra, sus fundadores, abrieron la institución con el objetivo de promover el teatro y otras disciplinas artísticas. ¿Qué implica continuar?

Ximena: Es un enorme reto. Hablo de mantener vivo un sueño, de darle continuidad y de salvaguardar la institución. Toda esta gestión se desarrolla con fe y esperanza. Es una lucha también. La alegría de guerrear y mantener vivo un espacio de difusión cultural único en su género.

-Es una enorme responsabilidad en un país en donde la cultura no representa nada.

Ximena: Así es. Se vive momentos de tristeza y soledad también. Hay temporadas en las cuales uno pierde la fe y la esperanza. Cuando llegué a la A.A.A. era una productora de teatro. Desde el primer día que pisamos la institución empezamos a trabajar sin descanso. Han pasado más de 17 años y seguimos. Aprendimos todo lo relacionado al tema administrativo y la gestión cultural. Aquí estamos. Hemos sobrevivido y continuamos.

Omar: Sara Joffré hablaba del tema de la ingenuidad. Decía que no debemos perder la ingenuidad. La ingenuidad o lo ingenuo en el buen sentido de la palabra. La ingenuidad nos permite seguir al frente de la A.A.A. Comparto la idea de Ximena con respecto a la fe. No debemos perder la fe. En la fe esta la fuerza.

-Ximena son más de 17 años de gestión, de impulsar a la A.A.A. Esto se traduce en estrenos teatrales, talleres, mesas de diálogo… ¿Consideras que la filosofía de sus creadores sigue incólume?

Ximena: La filosofía de fomento a las diversas disciplinas artísticas esta intacta. Seguimos el legado que nos dejaron los fundadores. Me siento cómoda de saber que nuestro trabajo es una lucha institucional. La Asociación de Artistas Aficionados es de todos. Del público, de los artistas y de nuestra comunidad. Aquí todos comparten sus proyectos, sus trabajos y el público nos acoge con regocijo.

-Cómo construir en medio de una sociedad en crisis. Una sociedad precaria en cuanto a ideales.

Ximena: El Perú siempre está en crisis. Somos un país precario. No es novedad. Nosotros construimos en medio de la crisis. El teatro es nuestra trinchera. Laboramos en los talleres y en las diferentes propuestas escénicas. Desde la gestión cultural nos preocupamos por generar espacios de diálogo con el público. Enamoramos a la gente. Ellos vienen a ver nuestras obras y participan de nuestros cursos. Navegamos en ese camino. Buscamos, creamos y generamos estrategias, alianzas, con otras agrupaciones o colectivos.

-Ricardo Blume comentó alguna vez lo difícil que era sacar adelante a la A.A.A.

Ximena: Sí, el comentó alguna vez sobre lo frustrante que era sentir la falta de apoyo de las amistades cercanas. Desde su fundación la Asociación de Artistas Aficionados luchó con la indiferencia de las organizaciones privadas y de las amistades de sus gestores. La fe y la esperanza motivaron a todas las personas que idearon crear esta institución. La fuerza de ver a la gente feliz es la energía que prevalece acá.

Omar: Nos movemos por la mística, la idea del cambio desde las artes escénicas. Lo logramos poco a poco. Soy un entusiasta.

-Hay algo más allá de está mística, de este empuje para que la A.A.A. siga adelante. Un ingrediente motor tal vez.

Ximena: ¡Claro! ¡Por supuesto! La sonrisa de la gente, la sonrisa de los niños, la sonrisa de los adolescentes, la sonrisa de las jóvenes madres, de los adultos que vienen acá a cumplir sus sueños.

Omar: El público asiduo a nuestras obras de teatro sale movido al ver cada montaje. Movilizar esas emociones nos genera esa fe de la cual te hablamos Ximena y yo al comienzo de nuestra charla.

-Ustedes cuentan con un repertorio teatral. Han estrenado una serie de obras propias a lo largo de su gestión. Cuáles serán las actividades celebratorias a propósito de los 80 años.

Ximena: Desde hace 10 años contamos con producciones teatrales propias. Tenemos un repertorio. Cada obra teatral trata de ser un punto medio entre las iniciativas de los directores y el gusto del público. El programa que se ofrecerá a los invitados y el público en general por el 80 aniversario será especial. Hemos dispuesto varias acciones. Brindaremos ocho fragmentos de las obras más representativas en la historia de la A.A.A.

-Te refieres al repertorio de los inicios del teatro Ricardo Roca Rey…

Ximena: Sí, de las obras estrenadas en los años 50 y 60. Las más representativas de la época. Estos ocho fragmentos serán dirigidos por Óscar Carrillo, Manuel Calderón, Omar del Águila, Cecilia Cruz, Yasmin Loayza, quien te habla, entre otros.

Omar: Paralelamente se inaugurará una exposición y se publicará un libro por los 80 años. Contaremos con invitados especiales. Personalidades emblemáticas y jóvenes figuras. La celebración central se llevará a cabo el 13 de junio. Será un día festivo. Una fiesta en donde participan invitados especiales, alumnos, ex alumnos, profesores y público en general.

-Tengo entendido que habrá una proyección con los testimonios de los artistas que de una u otra forma tienen que ver con la A.A.A.

Omar: Sí, algunos directores y actores nos ofrecerán pequeños testimonios de su vínculo con la A.A.A. Será una sorpresa.

-La Asociación de Artistas Aficionados es una institución autogestionada. ¿Cuáles son las actividades que les permiten continuar con las puertas abiertas?

Omar: El teatro y los talleres sobre especialidades afines a las artes escénicas nos permiten solventar a la institución. Observamos un mayor interés de las personas por estudiar y seguir nuestros cursos. Contamos con un segmento de visitantes que vienen a ver las obras de teatro y participan en los talleres. Tenemos buenos profesores, buenos pedagogos, buenos artistas. Nuestros costos son accesibles.

Ximena: Aquí en el Centro Histórico en donde estamos ubicados no podemos tener tarifas elevadas. Es imposible. Nosotros no contamos con un público de teatro. Tenemos que buscarlos. Gran porcentaje de la población de nuestra ciudad no consume teatro. Tampoco se generan estrategias para que esto cambie. Nosotros, desde nuestro espacio, tratamos de generar estrategias para invitarlos a venir a ver teatro. Es un trabajo duro, sin embargo, lo hacemos con disposición.

-Observo una capacidad de entrega en este trabajo ¿aquí no hay divorcio?

Ximena: En absoluto. Seguiré luchando por mantener vivo este espacio. Soy una privilegiada de estar al frente de la A.A.A. Crecí en medio del ejercicio artístico. Estoy dentro del arte desde que estaba en camino. Todo este lazo con el arte me permitió desarrollar herramientas para entender a mis compañeros y al público. En este trabajo es vital mirar al otro. El vínculo persona a persona es importante en el teatro, en las relaciones interpersonales, y en general, en todo ámbito.

Omar: No puede haber divorcio con una institución en donde el impulso de las artes escénicas es nuestro principal motor. De ninguna manera. Mi vínculo, mi familiaridad con la Asociación de Artistas Aficionados es su historia. La A.A.A. es el primer centro cultural de Lima. Aquí nacieron varias figuras del teatro peruano. Hechos de gran envergadura acaecieron en esta institución. Su historia y su legado son de gran valor. El teatro se construye desde el lado artístico, el lado pedagógico y humano. En la praxis Ximena y yo seguimos con la filosofía de trabajo de fomento a la cultura en sus diversas disciplinas emprendida hace 80 años por los principales gestores.

Momentos Históricos
Fuente: A.A.A.

La gran actriz Saby Kamalich tuvo su debut en un rol principal en el montaje de Panorama desde el Puente (1959) de Arthur Miller presentado en la AAA y dirigida por Ricardo Roca Rey.

Ricardo Blume debutó como actor en 1952 con la obra “Todos eran mis hijos” de Arthur Miller en la AAA, bajo la dirección de Luis Álvarez.

Periodista y fotógrafa. Siguió la carrera de Comunicación Social y Periodismo Económico. Laboró en los diarios La Voz, Síntesis, Gestión y en la revistas Oiga. Desde el 2010 labora en Lima en Escena.