Jéssica Rodríguez: “La autoestima potencia el nivel cognitivo”

“Leamos a la par”, importante proyecto de lectura para construir equidad pone en las manos de los escolares de primaria y secundaria 24 títulos los cuales están acompañados de materiales que alientan la reflexión, la producción y el diálogo

Con el objetivo de contribuir a la construcción de una sociedad más equitativa y justa, Norma ha creado “Leamos a la par”, para construir equidad, Proyecto Regional de Lectura y Escritura para Primaria y Secundaria (Perú, Argentina, Colombia y México), dirigido a estudiantes de primaria y secundaria. En cada país, comprende, en promedio, 24 títulos que van acompañados de materiales que alientan la reflexión, la producción y el diálogo sobre cuatro aspectos que ayudarán a niños y jóvenes a reconocerse a sí mismos y a los demás como seres únicos, valiosos, solidarios y creativos. Las actividades propuestas en torno de estos cuatro ejes permiten a los estudiantes experimentar la lectura como una actividad de descubrimiento personal, en la que al mismo tiempo que disfrutan de historias interesantes, relacionan lo leído con sus vivencias y cuestionan situaciones de inequidad.

Al respecto, Lima en Escena entrevistó a la escritora Jéssica Rodríguez, quien nos ofreció algunos detalles del proyecto.

-Jéssica, podrías explicarnos cómo surgió el proyecto “Leamos a par para construir equidad” y cuál es su principal objetivo.

-Desde hace un par de años, Norma viene desarrollando materiales para la escuela que fomentan la lectura crítica y la escritura creativa sobre temas que afectan directamente a niños y adolescentes, como el bullying, el abuso de la tecnología y, como en este caso, la necesidad de que todas las personas, desde la más temprana infancia, tengan las mismas oportunidades de desplegar sus talentos.

“Leamos a la par” busca que los estudiantes de Latinoamérica experimenten la lectura como una actividad no solo cultural, sino personal, en la que al mismo tiempo que disfrutan de buenas historias, relacionan lo leído con sus vivencias y cuestionan situaciones de inequidad.

En Perú, el proyecto comprende 24 libros de nuestro fondo editorial que abordan, de alguna manera, la necesidad de reconocernos como iguales, de respetarnos y valorarnos. Hemos vinculado estas historias con cuatro ejes temáticos: ‘Somos únicos’, ‘Somos valiosos’, ‘Somos solidarios’ y ‘Somos creativos’. Cada libro viene acompañado de una guía para el maestro y una ficha de actividades para los lectores.

-¿Cuáles serán los canales en donde se pondrá en marcha este proyecto?

-Estamos presentando el proyecto en colegios de Perú, México, Colombia y Argentina. En todos estos lugares, son las escuelas privadas las que lo están acogiendo. Pero, en nuestro país, hemos suscrito un convenio con Cedili IBBY Perú para llegar a otros espacios.

-Entre los ejes de reflexión y discusión del proyecto figuran temas como los estereotipos de belleza, la autoestima y solidaridad. ¿Por qué?

-Como parte del eje ‘Somos únicos’, hemos incluido libros como Clemencia la vaca que quería ser blanca de la boliviana Verónica Linares, La estrella del circo de Jorge Eslava o Billy Elliot del inglés Melvin Burgess, porque nos parece importante reflexionar sobre la identidad y el autoconcepto, entre otras cosas, para que nos demos cuenta de que no tenemos por qué calzar siempre con los patrones de belleza que nos impone la sociedad. Debemos saber apreciarnos dentro de nuestra singularidad.

-Estas temáticas están asociadas a libros que ofrecen historias que ayudarán a los niños a reflexionar sobre los mismos. ¿Cuáles fueron los criterios de selección de estos títulos?

-Luego de elegir los cuatro ejes, seleccionamos buenos libros de literatura, que pudieran ayudarnos a poner en discusión los temas que hemos mencionado y los organizamos por ciclos.

– ¿De qué manera la lectura de estos títulos y posterior reflexión sobre este tema ayudará a potencializar la baja autoestima del escolar?

-Esperamos que las historias que hemos seleccionado y sus protagonistas inviten a los lectores a pensar que sí es posible tomar las riendas de lo que queremos ser y de cómo debemos ser tratados. Para ello, con un grupo de especialistas, hemos preparado una serie de actividades que permiten construir poco a poco el sentido de cada lectura: desde la comprensión hasta la valoración. No se busca imponer un solo sentido, sino ayudar a formar opinión sobre el tema propuesto a partir del diálogo. Por eso, se alternan actividades individuales y colectivas, pero también hay un espacio para la creación y para un compromiso de mejora. Queremos construir libro a libro un camino que invite a los lectores a valorarse y valorar a los otros de manera empática, sin prejuicios.

-En una coyuntura como la actual en donde los niños se encuentran en situaciones vulnerables. ¿Por qué es importante activar su autoestima?

-Los niños con una autoestima adecuada se sienten más seguros de sí mismos para decir lo que piensan, lo que les gusta y lo que no. También desarrollan más recursos sociales y pueden discernir con más facilidad lo que está bien y mal. La autoestima potencia el nivel cognitivo.

-La solidaridad, es un tema importante en nuestro vivir; sin embargo, muchos niños y jóvenes no tienen idea de lo que significa. ¿A qué le atribuyes esta carencia o desconocimiento del tema?

-Ser solidario implica no sólo ser capaz de ayudar, sino también comprometerse con el que se pretende ayudar. Salir de nuestra zona de confort en favor de un objetivo común no es una práctica frecuente en estos tiempos. Esto me recuerda la novela de Javier Arévalo Sofía y las invisibles, ambientada en la selva peruana, que también es parte de este proyecto. A la protagonista no le interesa salvarse ella sola de la miseria y de quienes depredan su entorno. Sofía se siente parte de una comunidad, comparte sus luchas y sus sueños, y no quiere que su gente siga siendo parte de los “invisibles” de este país.

-¿Por qué en un sistema educativo como el nuestro es urgente el tema de equidad?

-“Leamos a la par” tiene dos antecedentes: “Alto al bullying” dirigido a estudiantes de Primaria y “Conectados”, para Secundaria. La buena acogida de estas iniciativas nos confirmó que la escuela es un espacio privilegiado para que niños y jóvenes compartan sus miradas sobre lo que viven los personajes de las obras que leen, pero también establezcan puentes con sus propias vivencias y propongan cambios de actitudes que favorezcan la tolerancia y la integración.

-¿Qué papel juega la lectura en una sociedad como la peruana en donde estas problemáticas son graves?

-En general, la lectura es una forma de acceder al porqué de las cosas y nos ayuda a mirar más allá de las superficies. La lectura de ficción, especialmente, amplía el horizonte de los niños, pero lo hace de manera más personal y profunda, porque les permite ser ‘otros’ e imaginar otras vidas. Los hace conscientes de que no existe solo su mundo. Hoy en día, cuando muchos de nuestros modelos sociales están en crisis, leer nos ayuda a estar alertas, pero también a soñar con un mundo mejor.

Sobre Jéssica Rodríguez

Docente de Lengua y Literatura egresada del Pedagógico Nacional y de la Maestría en Literatura Peruana y Latinoamericana de la UNMSM. Ha diseñado para instituciones públicas y privadas diversos proyectos editoriales relacionados con la enseñanza de la literatura y la promoción de la lectura. Como investigadora, ha publicado entre otros estudios: Pilares de la literatura infantil y juvenil en el Perú, en Hitos de la Literatura Infantil y Juvenil Iberoamericana (SM, 2013), y Algunas consideraciones en torno de la lectura en el Perú, en El problema de la enseñanza del español en el Perú (URP-Cátedra UNESCO, 2006). Es autora también del libro Memorias del aire, el agua y el fuego. Mitos y leyendas del Perú (Panamericana, 2014). Actualmente, es docente de la Universidad ESAN.

Periodista y fotógrafa. Siguió la carrera de Comunicación Social y Periodismo Económico. Laboró en los diarios La Voz, Síntesis, Gestión y en la revistas Oiga. Desde el 2010 labora en Lima en Escena.